Gente y habitantes de Cadiz » General

375. EL PUENTE DE LA PEPA. (I).

21 12 2010

Video resumen del proceso constructivo del nuevo Puente sobre la Bahia de Cádiz, hasta la fecha Agosto 2010.
Este video fue expuesto en la visita a Cadiz del Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, Ministro de Fomento, José Blanco y la Ministra de Igualdad, Bibiana Aido, entre otras personalidades y autoridades de la Junta de Andalucia y el Ayuntamiento de Cádiz.



374. CANELO. Una historia de amor.

12 12 2010

Esta es una historia que, no por menos conocida en Cádiz, debe quedar en el olvido. Hoy, gracias a Internet, ya está en muchas webs del mundo de habla hispana. Desde Cádiz. Es la historia de un perro que fue fiel toda su vida, que no abandonó a su compañero hasta el último de sus días. Una historia emotiva que demuestra que el amor de los animales es sin condiciones.

Por Canelo.
“Canelo” era el perro de un hombre que vivía en Cádiz. Una mascota que seguía a su dueño para todas partes y en todo momento. Este hombre anónimo vivía solo, por lo que el buen perro era su más leal amigo y único compañero. La compañía y el cariño mutuo los hacía cómplices en las miradas y hasta en los gestos. Cada mañana se los podía ver caminando juntos por las tranquilas calles de la ciudad cuando el buen hombre sacaba a pasear a su amigo. Una vez a la semana uno de esos paseos eran hacía el Hospital Puerta del Mar ya que debido a complicaciones renales el hombre se sometía a tratamientos de diálisis.Obviamente, como en un hospital no pueden entrar animales, él siempre dejaba a Canelo esperándolo en la puerta del mismo. El hombre salía de su diálisis, y juntos se dirigían a casa. Esa era una rutina que habían cumplido durante mucho tiempo.

Cierto día el hombre sufrió una complicación en medio de su tratamiento, los médicos no pudieron superarla y éste falleció en el hospital. Mientras tanto “Canelo” como siempre, seguía esperando la salida de su dueño tumbado junto a la puerta del centro de salud. Pero su dueño nunca salió. El perro permaneció allí sentado, esperando. Ni el hambre ni la sed lo apartaron de la puerta. Día tras día, con frío, lluvia, viento o calor seguía acostado en la puerta del hospital esperando a su amigo para ir a casa.

Los vecinos de la zona se percataron de la situación y sintieron la necesidad de cuidar al animal. Se turnaban para llevarle agua y comida, incluso lograron la devolución e indulto de Canelo una ocasión en que la perrera municipal se lo llevó para sacrificarlo.

Doce años, así como lo leen. Ese fue el tiempo que el noble animal pasó esperando fuera del hospital la salida de su amo. Nunca se aburrió ni se fue en busca de alimento, tampoco buscó una nueva familia. Sabía que su único amigo había entrado por esa puerta, y que él debería esperarlo para volver juntos a casa. La espera se prolongó hasta el 9 de diciembre del 2002, en que Canelo murió atropellado por un auto en las afueras del hospital.

Un final trágico, pero esperanzador para quienes amamos los animales, para quienes quizá ilusamente creemos que en el más allá todavía hay algo que nos espera. La historia de Canelo fue muy conocida en toda la ciudad de Cádiz.

El pueblo gaditano, en reconocimiento al cariño, dedicación y lealtad de Canelo, puso su nombre a un callejón y una placa en su honor.

A Canelo
Que durante 12 años esperó
en las puertas del hospital
a su amo fallecido.
El pueblo de Cádiz como homenaje
a su fidelidad.
Mayo de 2002

“Hasta que uno no ha amado a un animal, parte de nuestra alma permanece dormida” Anatole France (escritor francés, premio Nóbel 1921)  (Fotos: Naroa Pardo. Animalista Dos).



373. FRANCISCO FEDRIANI. Desde la matrícula Cádiz 6.553

28 11 2010



El ex funcionario de la Jefatura Provincial de Tráfico Francisco Fedriani posaba en la exposición abierta con motivo las bodas de oro de ese organismo, el pasado año 2009.

La cifra del primer vehículo matriculado por Francisco Fedriani, por el año 1959, no llegaba al 7.000. Fue uno de los funcionarios fundadores de la Jefatura Provincial de Tráfico, que el pasado año celebraba sus bodas de oro. Allá por el año 1959 hacía Francisco Fedriani su primera matriculación de un vehículo. Era la matrícula CA-6.553. Desde entonces se ha pasado del viejo código de la circulación, “profuso, confuso y difuso”, al carné por puntos. Del ’600′ a los coches eléctricos. Del boli en mano a los radares telemáticos. Cincuenta y un años no son pocos, y menos en un organismo como la Dirección General de Tráfico, que ha controlado un fenómeno en auge constante desde su fundación, junto al Subsector de Tráfico de la Guardia Civil, que también estaba de bodas de oro. En Cádiz se conmemoraron el año pasado ambas efemérides.

Fedriani fue uno de los primeros funcionarios que trabajó en la Jefatura Provincial, creada entonces por el Gobierno Civil y con sede en la hoy Diputación Provincial. Como Tráfico, él también cumplió cincuenta años trabajando en la administración, la mayoría en este organismo, por lo que recibió la orden del mérito civil. Ahora, las anécdotas se le acumulan en la memoria.

Ubicación actual de la Jefatura Provincial de Tráfico.

“Fueron tiempos difíciles”, recuerda. “Había mucho trabajo y poco conocimiento. Hasta varios años después no llegó el primer técnico en la materia, por oposición, y éramos once funcionarios que veníamos de otros departamentos. Otro compañero y yo de Obras Públicas, que hasta entonces asumía las competencias”, explica este funcionario jubilado desde 2003. El propio jefe provincial del 59, Antonio Rodríguez, no era a su llegada un experto en el asunto. Nadie lo era. “Los nombramientos se hacían a dedo, pero sin embargo, se entregó en todo y dio un espaldarazo muy grande al desarrollo de esta administración”, manifiesta mientras habla de que, de sus jefes y compañeros, quedan momentos muy gratos.

Tal como cuenta su primera matriculación, se acuerda de la cifra final de 92.000 vehículos que se alcanzó en Cádiz con este formato de matrículas, en el año 1971. Luego se impuso en España el modelo CA-000-A y precisamente, en el paso de uno a otro modelo sucedió una de las anécdotas más curiosas. “Eso fue un boom. Numerosas personas hicieron cola en las puertas de la Jefatura para matricular su coche. Coincidió además con el Día de la Patrona de la capital, y no abrimos. En la jornada siguiente había mucha gente y el primero en conseguirla fue un conductor de San Fernando”. Hasta las letras BP perduró esa firma, hasta que se impuso el formato unificado para toda la Unión Europea.

“Fue una labor bonita, a pesar de sufrir los continuos traslados de sedes y con un público con más disciplina y menos agresividad que actualmente”.
Fedriani tenía la orden de que el ‘cliente’ que se alterara pasarlo para dentro, “e incluso terminaban pidiendo perdón”, bromea.

Dotación de la Guardia Civil de Tráfico hace 50 años.

Y es que en esos tiempos todo se hacía manualmente, los ordenadores no llegaron hasta los 70, y el trabajo se acumulaba a final de mes. “Se expedían los permisos, la matriculaciones, las sanciones, las transferencias a Madrid. Todo a mano”. Y entre once funcionarios. Hoy ya son 123 empleados públicos los que conforman la plantilla de la Jefatura Provincial de Tráfico. A ellos hay que sumar los agentes del Subsector de Tráfico.

En 1959, no había ni un kilómetro de autovía. El avance radical en todo, junto al reto de bajar en 40% la mortalidad en las carreteras, es lo que destacaba de este cambio, Luis Javier Herrero, a la sazón Jefe Provincial. Y junto a ello los grandes logros en la provincia de la institución que dirige, como la organización de los dispositivos de los Grandes Premios de Jerez, la Operación Verano y el Paso del Estrecho. (Texto: Alicia Ruiz).



369. JOSE MARíA BERANGER Y RUIZ DE APODACA. Gaditano y ministro de Marina

25 10 2010

Beranger_1José María de Beránger y Ruiz de Apodaca nació en Cádiz el 24 de junio de 1824.

Nieto del conde del Venadito. Ingresó en la Marina con trece años y a esa edad fue enviado a los barcos de las Antillas, donde permaneció durante diez años. De regreso a la península le fue concedido el mando de varios buques, destacando por su pericia y conocimientos marineros.

En 1858 ascendió a capitán de fragata y se le concedió el mando de la Villa de Bilbao, sin duda el mejor buque de la Armada en ese momento. Durante tres años Beránger estuvo navegando por los mares de Europa y América. Sus conocimientos técnicos motivaron su envío a Inglaterra, para estudiar la construcción naval de los buques de guerra británicos. Durante esa época, Beránger entabla amistad con Prim y colabora eficazmente en la revolución de Cádiz para derrocar a Isabel II.

El triunfo de la revolución hace que Beránger entre de lleno en la política. Fue seis veces diputado a Cortes, otras tantas senador y ocupó en numerosas ocasiones la cartera de Marina.

Beránger comenzó siendo un fogoso liberal para pasar después a posturas conservadoras. Esta evolución le permitió ser ministro de Marina con Prim, con el general Serrano, con la Primera República, con Sagasta y con Cánovas del Castillo. En Cádiz presidió durante años el partido constitucionalista junto a Cayetano del Toro.

Algunos intervalos en su vida política le permitieron ser capitán general del Departamento de Cádiz y comandante del Apostadero y Escuadra de La Habana, donde hizo frente a los primeros intentos separatistas.

Cuando falleció, en 1907, Diario de Cádiz señalaba que “Beránger era de loas pocas figuras de legendario relieve que quedaban en España”.



367. CARDENAL ZAPATA

18 10 2010

Zapata_1Antonio de Zapata y Cisneros fue obispo de Cádiz, de Pamplona, arzobispo de Burgos, cardenal, virrey de Nápoles e Inquisidor general. Había nacido en Madrid en 1550. Hijo del conde de Barajas y sobrino del cardenal Cisneros, estudió la carrera eclesiástica en el seminario de San Bartolomé de Salamanca.

Con apenas 37 años fue nombrado obispo de Cádiz, por decisión del Rey Felipe II. En la diócesis gaditana estuvo durante nueve años, hasta que en 1596 fue designado obispo de Pamplona. Como prelado de Cádiz Antonio Zapata destacó por la creación del seminario de San Bartolomé, el 2 de noviembre de 1589. Fue establecido en la calle San Juan y Zapata le dio el nombre de San Bartolomé en recuerdo del seminario donde se había formado como sacerdote.

Antonio Zapata también tuvo una decisiva influencia en la construcción de las murallas de Cádiz, recaudando para ello numerosos fondos y consiguiendo la colaboración de la ciudad de Sevilla. En recuerdo de esta colaboración la puerta de las murallas que comunicaba el muelle con el Palacio de la Aduana llevaba el nombre de Sevilla.

Desde Cádiz, Zapata marcharía a Pamplona, donde dejó grato recuerdo por las atenciones prestadas a los enfermos de la peste, que por entonces asolaba todo el norte de España. Felipe III lo nombró en 1620 virrey de Nápoles, donde la labor del antiguo obispo de Cádiz dejó mucho que desear y tuvo que ser relevado por el duque de Alba. A su regreso a España fue nombrado Inquisidor general.

El cardenal Zapata murió en Madrid el 27 de abril de 1635.

En Cádiz, Zapata cuenta con una céntrica calle donde estuvieron situados el famoso Café del Correo y el Círculo Republicano.



366. PARTES TELEGRÁFICOS DE 1811. La crónica del asedio francés.

14 10 2010

Desde el mes de julio de 1811, los periódicos gaditanos “El Redactor General” y “El Conciso” publicaron diariamente un resumen de las observaciones de los vigías militares que, con la ayuda del telégrafo óptico, vigilaban la Bahía de Cádiz desde 1805. Durante el asedio francés, sólo funcionaba una línea telegráfica entre Cádiz y San Fernando con una ampliación de sus puestos de vigilancia desde el castillo de Sancti-Petri hasta el Arsenal de la Carraca.

GENTECADIZ 1TelegrafoLa maquinaria del telégrafo óptico en la Bahía de Cádiz. Presentamos más partes telegráficos de 1811 en los que se detallaban algunos aspectos de este asedio que los franceses realizaron a la Isla de León (actual San Fernando) y a Cádiz:

Día 15 [de agosto de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Han cesado en ambas líneas los trabajos [de fortificación].- Fort Luis [en Puerto Real] ha hecho fuego a un barco nuestro, y el castillo de Santa Catalina [en el Puerto de Santa María] a tres cañoneras.- Los pinares de Chiclana arden por varias partes.- Del Puerto a Puerto-Real y después a Chiclana han pasado quince carros cubiertos; de Puerto-Real al Puerto noventa acémilas cargadas, y dos carros cubiertos, y del Puerto a Puerto-Real cuarenta acémilas cargadas.”

Día 22 [de agosto de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Continúan los trabajos.- A la espalda de la casa del Coto [en Chiclana] está ardiendo el pinar.- Ayer tarde, desde las dos hasta las tres y media, estuvieron batiendo con bastante actividad todas las lanchas nuestras de los apostaderos de la punta de la Cantera [actual Fadricas] y Carraca, a las cañoneras enemigas que estaban varadas en Puerto-Real y nuestras baterías del Arsenal [de la Carraca] a todas las enemigas de aquel frente, contestando ellos con las suyas.”

Día 17 [de septiembre de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Siguen los mismos trabajos en ambas líneas. Ha habido algún fuego en ellas, y paso de carros y acémilas en la enemiga, sin cosa notable.- Cruzan frente de Rota dos cañoneras españolas. Se ha perdido sobre las piedras del castillo de San Sebastián un bergantín-polacra.”

Día 24 [de septiembre de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Continúan los mismos trabajos en ambas líneas. El castillo de Santa Catalina del Puerto ha hecho fuego a un barco de la expedición, que salió ayer tarde, la que regresó a la noche, hallándose la tropa de esta acampada junto a la iglesia de San José, como también parte de la columna de cazadores y batallón de Carmona, que ha venido de la Isla [actual san Fernando].- Cerca de veinte infantes con dos piezas de artillería, varios carros y bagajes con equipajes han pasado de Chiclana al Puerto de Santa María.”

Día 4 [de octubre de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Continúan los trabajos en ambas líneas; en la enemiga ha habido algún tránsito de acémilas y carros.- La batería de San Genís [en San Fernando] hizo fuego a la casa del Coto [en Chiclana]; el castillo de Santa Catalina del Puerto, a una fragata mercante inglesa que salía y a otra americana que entraba y fue llevada por la corriente bien cerca del expresado fuerte, saliendo a darle auxilio once botes ingleses que la remolcaron a Bahía.”

Día 3 [de noviembre de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Continúan los enemigos en la reparación de las cañoneras de Puerto-Real y en la batería del arrecife de Chiclana.- Una corbeta bombardera inglesa y veintiuna cañoneras de dicha nación hicieron fuego a un místico mercante varado junto al castillo de Santa Catalina del Puerto correspondiendo éste al fuego; y en la acción se voló la popa de una cañonera, que después se fue a pique y, aunque algunos botes se dirigieron a recoger la tripulación, no pudieron efectuarlo a causa de la mucha metralla que tiraba el enemigo.”

GENTECADIZ 3 Codigo

El código del telégrafo óptico utilizaba 24 señales, que podría ser alfabética o numérica.

Como se aprecia en estos partes, los partes telegráficos, con la autorización del gobernador militar de Cádiz, presentaban en la prensa gaditana una información muy exhaustiva: sobre los trabajos de construcción de defensas en ambas líneas; sobre los fuegos de artillería y otros combates entre la línea francesa y la española; sobre los desplazamientos de personas y mercancías; y finalmente sobre los movimientos de buques y lanchas en la Bahía de Cádiz. En conjunto, una crónica diaria de los que ocurrió en este episodio gaditano de la Guerra de la Independencia.

(Texto: Carlos Sánchez Ruiz)



364. EDUARDO GENOVÉS. El alcalde que dio nombre al parque

11 10 2010

genovés_1Eduardo Genovés Alcalde, presidente de la Diputación, senador del Reino, hijo adoptivo y benemérito de Cádiz y poseedor de numerosas distinciones. Sin embargo Eduardo Genovés y Puig siempre será conocido en Cádiz como el que dio nombre al antiguo parque de las Delicias.

Genovés había llegado a Cádiz siendo muy niño. Dedicado a los negocios, pronto su vida estaría dedicada a la política, ya que en 1863, con apenas veinticuatro años es nombrado regidor de la ciudad. De esa época data el primer gran proyecto de Genovés para la ciudad de Cádiz, el ensanche de la plaza de la Catedral. Esta obra, de gran trascendencia para la vida de la ciudad, la culminaría el propio Genovés cuando a finales del siglo XIX ocupó la alcaldía de Cádiz.

Militó siempre en las filas conservadoras, fundando el periódico ‘La Voz de Cádiz’. Tras el derrocamiento de Isabel II, Eduardo Genovés colaboró con Antonio Cánovas del Castillo para conseguir la restauración monárquica en la persona de Alfonso XII.

En 1885 ocupa la presidencia de la Diputación Provincial, defendiendo el mantenimiento de la Carraca como factoría naval y medio de subsistencia de multitud de obreros gaditanos. Esas gestiones hicieron que Genovés fuera nombrado hijo predilecto de la ciudad de San Fernando.

genovés_2

Imagen antigua del Parque Genovés

Durante su última etapa al frente del Ayuntamiento, Genovés acometió la reforma del paseo de las Delicias. Una reforma que había iniciado el alcalde Juan Valverde, de cuya política y proyectos era fiel seguidor Eduardo Genovés.

Retirado de la política, el 5 de julio de 1897 Eduardo Genovés sufrió un ataque al corazón mientras paseaba por el parque que lleva su nombre. Tres días más tarde fallecía en su domicilio de la plaza Gaspar del Pino.



361. MANUEL COSANO BERNAL (MANÉ). El niño de oro de la cantera cadista.

7 10 2010

m1Manuel Cosano Bernal ‘Mané’ nació en Cádiz el 11-1-55. Casado con Mari Carmen Rodríguez Reina. Salió de la cantera cadista, luego firmaba por el Balón, en Tercera, y seguidamente pasaba al primer equipo, donde triunfó. Más tarde jugó en el Málaga, Deportivo de La Coruña y Ceuta, donde se retiró del fútbol activo. Fue internacional con la selección española en su categoría de juvenil. Entrenó al Balón juvenil, al Cádiz en la misma categoría y al Benalup de Regional.  Era la década de los setenta. El Cádiz, de la mano de José Antonio Gutiérrez Trueba, como presidente, y Domingo Balmanya, como entrenador, luchaba por llegar a la Primera División. En aquellos tiempos eran pocos los canteranos que daban el salto al primer equipo, pero, pese a los grandes jugadores que había en el primer equipo cadista, surgió una joven promesa que mostraba un gran desparpajo. Se trataba de Mané, quien, con sólo diecinueve años, volvió loco al cadismo. Aún se recuerdan sus carreras por las bandas, sus goles y sus cambios de ritmo. Era genial. Iba para estrella, pero como otros muchos había nacido en ‘Cai’ y se quedó en la mitad del camino. Mané salió de la cantera cadista. Desde el Balón juvenil llegaría al primer equipo y luego, cuando abandonó la entidad amarilla, firmó por el Málaga. Más tarde jugaría en el Deportivo de La Coruña, aún no ‘súper’ sino ‘normal’, y Ceuta, antes de su retirada. Mané estuvo en el Cádiz que por primera vez ascendía a la Primera División, con Enrique Mateos de entrenador y como compañeros de la talla de Quino, Carvallo o Ricardo Ibáñez. “Aquella fue una temporada impresionante. Había un gran equipo y conseguimos por primera vez el ascenso a la División de Oro.

m2Fue impresionante. Recuerdo el último partido contra el Terrasa en el Ramón de Carranza, que estaba lleno. La afición lo celebró por todo lo alto. La pena fue que a la temporada siguiente, habiendo un buen equipo, descendimos”, lamenta. El jugador cadista, siendo juvenil, recibió una oferta del Espanyol de Barcelona y estuvo muy cerca de marcharse, pero el entonces presidente del Cádiz, José Antonio Gutiérrez Trueba, abortaba la operación y Mané continuaría durante muchas temporadas luciendo la elástica amarilla. “La verdad es que aquello sucedió y faltó muy poco para que hubiera acabado en el Espanyol”, reconoce Mané. Para el ex cadista, el fútbol de antes era mucho mejor: “Estoy convencido de ello. Ahora lo único que hay es que se paga mucho dinero, pero yo no veo tantos jugadores de calidad como por ahí dicen. Para mi el mejor jugador que he visto en mi vida ha sido ‘Mágico’ González. Era impresionante. De los de mi época me quedo con Carvallo, Ibáñez y Quino. Antes había más fútbol de calidad. Ahora se dan muchas patadas y se juega muy poco.