Gente y habitantes de Cadiz » Políticos

375. EL PUENTE DE LA PEPA. (I).

21 12 2010

Video resumen del proceso constructivo del nuevo Puente sobre la Bahia de Cádiz, hasta la fecha Agosto 2010.
Este video fue expuesto en la visita a Cadiz del Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, Ministro de Fomento, José Blanco y la Ministra de Igualdad, Bibiana Aido, entre otras personalidades y autoridades de la Junta de Andalucia y el Ayuntamiento de Cádiz.



369. JOSE MARíA BERANGER Y RUIZ DE APODACA. Gaditano y ministro de Marina

25 10 2010

Beranger_1José María de Beránger y Ruiz de Apodaca nació en Cádiz el 24 de junio de 1824.

Nieto del conde del Venadito. Ingresó en la Marina con trece años y a esa edad fue enviado a los barcos de las Antillas, donde permaneció durante diez años. De regreso a la península le fue concedido el mando de varios buques, destacando por su pericia y conocimientos marineros.

En 1858 ascendió a capitán de fragata y se le concedió el mando de la Villa de Bilbao, sin duda el mejor buque de la Armada en ese momento. Durante tres años Beránger estuvo navegando por los mares de Europa y América. Sus conocimientos técnicos motivaron su envío a Inglaterra, para estudiar la construcción naval de los buques de guerra británicos. Durante esa época, Beránger entabla amistad con Prim y colabora eficazmente en la revolución de Cádiz para derrocar a Isabel II.

El triunfo de la revolución hace que Beránger entre de lleno en la política. Fue seis veces diputado a Cortes, otras tantas senador y ocupó en numerosas ocasiones la cartera de Marina.

Beránger comenzó siendo un fogoso liberal para pasar después a posturas conservadoras. Esta evolución le permitió ser ministro de Marina con Prim, con el general Serrano, con la Primera República, con Sagasta y con Cánovas del Castillo. En Cádiz presidió durante años el partido constitucionalista junto a Cayetano del Toro.

Algunos intervalos en su vida política le permitieron ser capitán general del Departamento de Cádiz y comandante del Apostadero y Escuadra de La Habana, donde hizo frente a los primeros intentos separatistas.

Cuando falleció, en 1907, Diario de Cádiz señalaba que “Beránger era de loas pocas figuras de legendario relieve que quedaban en España”.



366. PARTES TELEGRÁFICOS DE 1811. La crónica del asedio francés.

14 10 2010

Desde el mes de julio de 1811, los periódicos gaditanos “El Redactor General” y “El Conciso” publicaron diariamente un resumen de las observaciones de los vigías militares que, con la ayuda del telégrafo óptico, vigilaban la Bahía de Cádiz desde 1805. Durante el asedio francés, sólo funcionaba una línea telegráfica entre Cádiz y San Fernando con una ampliación de sus puestos de vigilancia desde el castillo de Sancti-Petri hasta el Arsenal de la Carraca.

GENTECADIZ 1TelegrafoLa maquinaria del telégrafo óptico en la Bahía de Cádiz. Presentamos más partes telegráficos de 1811 en los que se detallaban algunos aspectos de este asedio que los franceses realizaron a la Isla de León (actual San Fernando) y a Cádiz:

Día 15 [de agosto de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Han cesado en ambas líneas los trabajos [de fortificación].- Fort Luis [en Puerto Real] ha hecho fuego a un barco nuestro, y el castillo de Santa Catalina [en el Puerto de Santa María] a tres cañoneras.- Los pinares de Chiclana arden por varias partes.- Del Puerto a Puerto-Real y después a Chiclana han pasado quince carros cubiertos; de Puerto-Real al Puerto noventa acémilas cargadas, y dos carros cubiertos, y del Puerto a Puerto-Real cuarenta acémilas cargadas.”

Día 22 [de agosto de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Continúan los trabajos.- A la espalda de la casa del Coto [en Chiclana] está ardiendo el pinar.- Ayer tarde, desde las dos hasta las tres y media, estuvieron batiendo con bastante actividad todas las lanchas nuestras de los apostaderos de la punta de la Cantera [actual Fadricas] y Carraca, a las cañoneras enemigas que estaban varadas en Puerto-Real y nuestras baterías del Arsenal [de la Carraca] a todas las enemigas de aquel frente, contestando ellos con las suyas.”

Día 17 [de septiembre de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Siguen los mismos trabajos en ambas líneas. Ha habido algún fuego en ellas, y paso de carros y acémilas en la enemiga, sin cosa notable.- Cruzan frente de Rota dos cañoneras españolas. Se ha perdido sobre las piedras del castillo de San Sebastián un bergantín-polacra.”

Día 24 [de septiembre de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Continúan los mismos trabajos en ambas líneas. El castillo de Santa Catalina del Puerto ha hecho fuego a un barco de la expedición, que salió ayer tarde, la que regresó a la noche, hallándose la tropa de esta acampada junto a la iglesia de San José, como también parte de la columna de cazadores y batallón de Carmona, que ha venido de la Isla [actual san Fernando].- Cerca de veinte infantes con dos piezas de artillería, varios carros y bagajes con equipajes han pasado de Chiclana al Puerto de Santa María.”

Día 4 [de octubre de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Continúan los trabajos en ambas líneas; en la enemiga ha habido algún tránsito de acémilas y carros.- La batería de San Genís [en San Fernando] hizo fuego a la casa del Coto [en Chiclana]; el castillo de Santa Catalina del Puerto, a una fragata mercante inglesa que salía y a otra americana que entraba y fue llevada por la corriente bien cerca del expresado fuerte, saliendo a darle auxilio once botes ingleses que la remolcaron a Bahía.”

Día 3 [de noviembre de 1811].- Desde las doce de ayer a las de hoy.- Continúan los enemigos en la reparación de las cañoneras de Puerto-Real y en la batería del arrecife de Chiclana.- Una corbeta bombardera inglesa y veintiuna cañoneras de dicha nación hicieron fuego a un místico mercante varado junto al castillo de Santa Catalina del Puerto correspondiendo éste al fuego; y en la acción se voló la popa de una cañonera, que después se fue a pique y, aunque algunos botes se dirigieron a recoger la tripulación, no pudieron efectuarlo a causa de la mucha metralla que tiraba el enemigo.”

GENTECADIZ 3 Codigo

El código del telégrafo óptico utilizaba 24 señales, que podría ser alfabética o numérica.

Como se aprecia en estos partes, los partes telegráficos, con la autorización del gobernador militar de Cádiz, presentaban en la prensa gaditana una información muy exhaustiva: sobre los trabajos de construcción de defensas en ambas líneas; sobre los fuegos de artillería y otros combates entre la línea francesa y la española; sobre los desplazamientos de personas y mercancías; y finalmente sobre los movimientos de buques y lanchas en la Bahía de Cádiz. En conjunto, una crónica diaria de los que ocurrió en este episodio gaditano de la Guerra de la Independencia.

(Texto: Carlos Sánchez Ruiz)



364. EDUARDO GENOVÉS. El alcalde que dio nombre al parque

11 10 2010

genovés_1Eduardo Genovés Alcalde, presidente de la Diputación, senador del Reino, hijo adoptivo y benemérito de Cádiz y poseedor de numerosas distinciones. Sin embargo Eduardo Genovés y Puig siempre será conocido en Cádiz como el que dio nombre al antiguo parque de las Delicias.

Genovés había llegado a Cádiz siendo muy niño. Dedicado a los negocios, pronto su vida estaría dedicada a la política, ya que en 1863, con apenas veinticuatro años es nombrado regidor de la ciudad. De esa época data el primer gran proyecto de Genovés para la ciudad de Cádiz, el ensanche de la plaza de la Catedral. Esta obra, de gran trascendencia para la vida de la ciudad, la culminaría el propio Genovés cuando a finales del siglo XIX ocupó la alcaldía de Cádiz.

Militó siempre en las filas conservadoras, fundando el periódico ‘La Voz de Cádiz’. Tras el derrocamiento de Isabel II, Eduardo Genovés colaboró con Antonio Cánovas del Castillo para conseguir la restauración monárquica en la persona de Alfonso XII.

En 1885 ocupa la presidencia de la Diputación Provincial, defendiendo el mantenimiento de la Carraca como factoría naval y medio de subsistencia de multitud de obreros gaditanos. Esas gestiones hicieron que Genovés fuera nombrado hijo predilecto de la ciudad de San Fernando.

genovés_2

Imagen antigua del Parque Genovés

Durante su última etapa al frente del Ayuntamiento, Genovés acometió la reforma del paseo de las Delicias. Una reforma que había iniciado el alcalde Juan Valverde, de cuya política y proyectos era fiel seguidor Eduardo Genovés.

Retirado de la política, el 5 de julio de 1897 Eduardo Genovés sufrió un ataque al corazón mientras paseaba por el parque que lleva su nombre. Tres días más tarde fallecía en su domicilio de la plaza Gaspar del Pino.



347. LUIS GONZÁLEZ BRAVO. Un gaditano presidente del Gobierno

21 09 2010

Bravo_1Otro gaditano que alcanzó, en varias ocasiones, la presidencia del Consejo de Ministros.

Luis González Bravo nació en Cádiz en julio de 1811. Su padre era un destacado empleado del Ministerio de Hacienda que estuvo destinado en nuestra ciudad durante algunos años. Estudió Humanidades en Madrid y Jurisprudencia en Alcalá de Henares. Poco tiempo estuvo dedicado a la abogacía, ya que pronto destacó en política escribiendo en el periódico madrileño El Guirigay con el seudónimo Ibrahim Clarete.

Los primeros escritos de González Bravo son furiosamente liberales, atribuyéndose esta actitud radical a las persecuciones que había sufrido su familia al caer el sistema constitucional. De carácter afable, el gaditano González Bravo era tremendamente pasional. El política pasó de ser un exaltado liberal a defender lo contrario poco tiempo más tarde. Combatió con las armas la insurrección militar del general León y, sin embargo, fue su defensor en el Consejo de Guerra y lo acompañó hasta su ejecución tras intentar obtener el perdón.

El 1 de diciembre de 1843, González Bravo es nombrado presidente del Consejo de Ministros. Al faltarle el apoyo de los diputados, el político gaditano no duda en suspender las sesiones y cuando comprueba conatos de rebelión decide encarcelar a los políticos que poco antes le había llevado hasta el Gobierno. Durante su mandato se aprueba la creación de la Guardia Civil. Cuando dimite, González Bravo es nombrado embajador en Portugal, donde permanece largo tiempo.

Ministro de la Gobernación con Narváez, González Bravo vuelve a la presidencia del Gobierno en 1868, poco antes de que estallara la revolución de Cádiz e Isabel II marchara hacia el exilio. Falleció en Biarritz en 1871.



318. FERNANDO GARCÍA DE ARBOLEYA DUVAL. Periodista

20 07 2010

Arboleya_1El prestigio nacional de la prensa gaditana del siglo XIX se debe, entre otros, a periodistas como Fernando García de Arboleya y Duval.

Nació en la calle San Rafael, el 25 de agosto de 1814. Durante su juventud vivió en Puerto Real, donde llegó a fundar el periódico El Cangrejo, que tuvo notable éxito y difusión. Ya en Cádiz, Arboleya comienza a trabajar en El Tiempo y en El Globo, periódicos enzarzados en los violentos combates políticos de la época. La redacción de El Globo fue arrasada dos veces por los progresistas a consecuencia de unos artículos. El director de este periódico, el abogado gaditano Alejandro Llorente, tuvo que abandonar Cádiz por haber matado en un duelo al jefe de los progresistas de la provincia. En esta situación, García de Arboleya decide fundar un nuevo periódico, El Comercio. Desde sus páginas defiende la política del partido moderado, pero sin la agresividad de sus predecesores. El éxito de su empresa es total y El Comercio sale ininterrumpidamente a la calle durante más de cuarenta años.

Además de este periódico, Arboleya publica en nuestra ciudad, entre 1856 y 1875, la Revista de Ultramar, con artículos periodísticos y reportajes de todo tipo.

Cuando llega la revolución que derriba a Isabel II, el periodista gaditano se mantiene al margen y defiende la restauración monárquica en la persona de Alfonso XII.

En 1884, Arboleya acepta la presidencia de la Diputación Provincial, iniciando una profunda reforma administrativa.

El 17 de enero de 1885 falleció García de Arboleya. El Ayuntamiento acordó de inmediato dar su nombre a la plaza de Viudas, donde había residido el finado largos años y colocar su retrato en la galería de hijos ilustres.



301.- DEL RUEDO A LA ARENA POLÍTICA. Consecuencias parlamentarias de una corrida en Cádiz

3 07 2010

cortes

Se discutía en el parlamento el artículo 33 de la futura Constitución Española de 1869, la que surgió de la revolución antidinástica que iniciaron, entre otros, Topete y Prim, en nuestra Bahía, en septiembre del año anterior. El ministro de Ultramar, López de Ayala, atacó despiadadamente a sus adversarios políticos de la minoría republicana. Dijo que cuando el gobierno que presidía el gaditano González Bravo -que con los criterios de hoy sería considerado como tránsfuga- desterró a Canarias a los liberales contrarios a Isabel II y a la monarquía, en el momento de embarcar en nuestra ciudad en el vapor “Vulcano”, lo hicieron con la indiferencia de los gaditanos, y eso que se les presumía de demócratas. López de Ayala exasperó a un buen número de curules poniendo como ejemplo la indiferencia de los republicanos de nuestra ciudad, y dijo que quienes luego abordaron el cambio dinástico que se consumó con la batalla de Alcolea, fueron objeto del silencio de los gaditanos, solamente roto por los entusiastas aplausos y olés procedentes de la plaza de toros del Campo del Sur. (El Palacio de las Cortes).

hoyanca

En lugar de despedir a los desterrados, la masa llenó las 11.500 localidades de la plaza de toros. No era para menos si se comprende la afición que había en la ciudad a la fiesta nacional, y que en ese 25 de julio de 1868 en que, entre otros, embarcaba para el exilio el general Serrano, había otro enfrentamiento, además del de los partidarios de los Borbones con los demócratas: competía en nuestro ruedo Antonio Carmona “El Gordito” y Antonio Sánchez “El Tato”, quienes con máxima rivalidad y máximo cartel dividían a la afición gaditana. (La plaza de toros de Cádiz a la que se hace referencia en este artículo)

tatoComo si torearan José Tomás y Perera. La bronca en la cámara fue tal que tuvo que dimitir el ministro, que antes en política no se podía decir cualquier cosa. Por desgracia El Tato resultaría cogido en Madrid, precisamente en la corrida que se ofreció por la aprobación de aquella Constitución. Perdió una pierna, y tuvo que dejar los ruedos. (Antonio Sánchez “El Tato”, torero del barrio de San Bernardo de Sevilla que contó con dos toreros gaditanos, hermanos, en su cuadrilla: Manuel y Francisco Ortega Díez , Lillo y Cuco. El Tato fue yerno de Cúchares).



288. UNA EMBAJADA MORA EN EL CASINO GADITANO

20 06 2010

Casino_1Finalizada una de las innumerables campañas sostenidas por España en Marruecos, en 1861, una embajada mora llegó hasta nuestra ciudad. Estaba encabezada por Muley El Abbas, hermano del sultán de Marruecos, y regresaba de Madrid después de haber mantenido diversas conversaciones de paz con el Gobierno.

La Corte de Isabel II estaba de luto y no había sido posible ofrecer un baile al príncipe moro. Así pues, el Gobierno ordenó a las autoridades gaditanas que, después de enseñar a Muley El Abbas la artillería del castillo de San Sebastián, ofreciera un baile de gala a los miembros de esa embajada. Encargado de ello fue el entonces presidente del Casino Gaditano, Francisco Cerveró.

El edificio de la plaza de San Antonio, que aún no tenía el actual patio árabe, fue decorado para la ocasión. En el salón se colocaron las correspondientes banderas de España y Marruecos y dos enormes inscripciones. La primera de ellas decía: “Loor al caudillo de las huestes agarenas”, y la segunda, “La paz une a los que enemistó la guerra”.

El príncipe moro entró en el Casino a las once de la noche, mientras la orquesta atacaba la Marcha Real. Flores Arenas cuenta que Muley El Abbas quedó deslumbrado con el baile. No cesaba de saludar afectuosamente a los caballeros y tampoco de mirar a las mujeres. Cuando Muley El Abbas, a las dos de la madrugada abandonó el Casino, las autoridades informaron a Madrid que el objetivo había sido cumplido. El príncipe moro había visto los modernos cañones del Ejército y comprobado que la mujer española, “tiene vida propia, no son meros muebles como las musulmanas y tienen una decorosa libertad, ya que Dios no las ha hecho peor que los hombres”.