Gente y habitantes de Cadiz » Medicina

374. CANELO. Una historia de amor.

12 12 2010

Esta es una historia que, no por menos conocida en Cádiz, debe quedar en el olvido. Hoy, gracias a Internet, ya está en muchas webs del mundo de habla hispana. Desde Cádiz. Es la historia de un perro que fue fiel toda su vida, que no abandonó a su compañero hasta el último de sus días. Una historia emotiva que demuestra que el amor de los animales es sin condiciones.

Por Canelo.
“Canelo” era el perro de un hombre que vivía en Cádiz. Una mascota que seguía a su dueño para todas partes y en todo momento. Este hombre anónimo vivía solo, por lo que el buen perro era su más leal amigo y único compañero. La compañía y el cariño mutuo los hacía cómplices en las miradas y hasta en los gestos. Cada mañana se los podía ver caminando juntos por las tranquilas calles de la ciudad cuando el buen hombre sacaba a pasear a su amigo. Una vez a la semana uno de esos paseos eran hacía el Hospital Puerta del Mar ya que debido a complicaciones renales el hombre se sometía a tratamientos de diálisis.Obviamente, como en un hospital no pueden entrar animales, él siempre dejaba a Canelo esperándolo en la puerta del mismo. El hombre salía de su diálisis, y juntos se dirigían a casa. Esa era una rutina que habían cumplido durante mucho tiempo.

Cierto día el hombre sufrió una complicación en medio de su tratamiento, los médicos no pudieron superarla y éste falleció en el hospital. Mientras tanto “Canelo” como siempre, seguía esperando la salida de su dueño tumbado junto a la puerta del centro de salud. Pero su dueño nunca salió. El perro permaneció allí sentado, esperando. Ni el hambre ni la sed lo apartaron de la puerta. Día tras día, con frío, lluvia, viento o calor seguía acostado en la puerta del hospital esperando a su amigo para ir a casa.

Los vecinos de la zona se percataron de la situación y sintieron la necesidad de cuidar al animal. Se turnaban para llevarle agua y comida, incluso lograron la devolución e indulto de Canelo una ocasión en que la perrera municipal se lo llevó para sacrificarlo.

Doce años, así como lo leen. Ese fue el tiempo que el noble animal pasó esperando fuera del hospital la salida de su amo. Nunca se aburrió ni se fue en busca de alimento, tampoco buscó una nueva familia. Sabía que su único amigo había entrado por esa puerta, y que él debería esperarlo para volver juntos a casa. La espera se prolongó hasta el 9 de diciembre del 2002, en que Canelo murió atropellado por un auto en las afueras del hospital.

Un final trágico, pero esperanzador para quienes amamos los animales, para quienes quizá ilusamente creemos que en el más allá todavía hay algo que nos espera. La historia de Canelo fue muy conocida en toda la ciudad de Cádiz.

El pueblo gaditano, en reconocimiento al cariño, dedicación y lealtad de Canelo, puso su nombre a un callejón y una placa en su honor.

A Canelo
Que durante 12 años esperó
en las puertas del hospital
a su amo fallecido.
El pueblo de Cádiz como homenaje
a su fidelidad.
Mayo de 2002

“Hasta que uno no ha amado a un animal, parte de nuestra alma permanece dormida” Anatole France (escritor francés, premio Nóbel 1921)  (Fotos: Naroa Pardo. Animalista Dos).



311. JUAN CEBALLOS y GÓMEZ. Introductor de la anestesia con éter y cloroformo

13 07 2010

Ceballos_1La escuela médica de Cádiz ha gozado en toda España de merecida fama. Uno de los grandes médicos que contribuyeron a ello fue Juan Ceballos y Gómez, cuyo nombre fue dado a la calle de la Bomba al ocurrir su fallecimiento, en diciembre de 1875.

Según una biografía publicada en la revista ‘Cádiz’, que dirigía Patrocinio de Biedma, Ceballos fue el primer operador en España en introducir la técnica de la anestesia con éter y cloroformo, sin tener un solo caso desgraciado.

Juan Ceballos había nacido en Cádiz en 1817. Hijo de padres muy modestos, estudió con brillantez la carrera de Medicina y con apenas 26 años obtuvo una plaza de catedrático en la ‘Escuela de prácticos del arte de curar’ de Sevilla. Al año siguiente es nombrado catedrático de la Facultad de Medicina de Cádiz. Miembro de numerosas academias nacionales y extranjeras, Juan Ceballos tuvo una destacada participación en la lucha contra la epidemia del cólera que se declaró en Cádiz en 1854. También destacó en su atención a los soldados heridos de la guerra de África que fueron ingresados en los hospitales de nuestra ciudad. El Gobierno recompensó a Ceballos con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica.

Ceballos_2

La antigua calle de la Bomba pasó a denominarse Ceballos en homanaje al médico gaditano. En esta calle estuvo durante muchos años Diario de Cádiz. En la foto, un grupo de trabajadores del periódico y de la familia Joly ante la lápida que fue colocada en recuerdo del periódico.

Desde 1839 a 1860 dirigió la prestigiosa Revista de Ciencias Médicas. Escribió numerosas obras de carácter científico, entre las que destacan, Elementos de Fisiología general, y, sobre todo, De las tallas perineales y del cateterismo perineal forzado, traducida a varios idiomas. Fue también presidente del Ateneo de Cádiz.

Ceballos murió a los 58 años de edad. Antes de morir quiso despedirse personalmente de sus alumnos, acudiendo una comisión a su domicilio, en la calle Rosario número 12. En su entierro hablaron a los alumnos los profesores Cambas, Alsina y Rocafull.



268. FRANCISCO GHERSI. Botánico de la Facultad de Medicina

31 05 2010

Ghersi_1Francisco Ghersi, de nacionalidad italiana, nació en Jerez de la Frontera en 1859, pero muy joven trasladó su domicilio a Cádiz ya que fue llamado a ocupar la plaza de botánico en la Facultad de Medicina.

Ghersi gozó de la confianza de los catedráticos en unos tiempos en los que las plantas eran fundamentales para el ejercicio de la Medicina. Benjumeda, Flores Arenas, Dacarrete, Alcina y otros profesores han dejado constancia de la labor del botánico de la Facultad. Cariñosamente alumnos y profesores se referían al famoso drago del patio de la Facultad como ‘el drago de Ghersi’, por los cuidados que le prestaba.

El 5 de agosto de 1881 tuvo lugar el incendio que arrasó el Gran Teatro situado en la plaza de Fragela. Ghersi, que vivía en la cercana Facultad, dispuso acertadamente de los aljibes del jardín botánico y evitó que las llamas se propagasen a las casas cercanas. Por ello recibió la felicitación del Ayuntamiento.

Ghersi_2A finales del siglo XIX fue nombrado jardinero mayor de la ciudad y emprendió una campaña para que fueran sembradas plantas adecuadas a nuestro clima, lo que le costó algunos enfrentamientos con los concejales delegados de Jardines. Ghersi, que contaba entre sus títulos con el de jardinero de la Real Casa, colaboró en el diseño de los jardines de Candelaria y de la desaparecida plaza de Guerra Jiménez y, sobre todo, estuvo al lado de Antonio Sardá en el diseño y realización del parque Genovés.

Retirado de su profesión, Ghersi trasladó su domicilio a la plaza de Viudas, gozando largos años del aprecio del vecindario. Su descendencia sigue viviendo entre nosotros, destacando a Mario de la Cerda, veterano y apreciado trabajador de Diario de Cádiz.

El drago de la Facultad de Medicina, conocido cariñosamente entre sus alumnos como ‘el drago de ghersi’.




254. JOSE BENJUMEDA GENS. Primer decano de Medicina

17 05 2010

Consultor del Cuerpo de Sanidad de la Armada, catedrático y primer decano de la Facultad de Medicina de Cádiz. José Benjumeda Gens nació en Cádiz en junio de 1785. Estudió en el Real Colegio de Cirugía de Cádiz embarcando posteriormente en varios buques de la Armada.

Medicina_1

La antigua Facultad de Medicina de Cádiz, en la plaza de Fragela

Fue profesor, entre otras muchas destacadas figuras de la Medicina, de Federico Rubio que lo define como “rechonchete, nariz breve y labios gordos. El tener los pies deformados por juanetes y callos le obligaba a andar dolorido con torpeza y las piernas abiertas influyendo tales circunstancias en su carácter, que resultaba malhumorado y refunfuñón. Mas como D. José era por dentro tan benigno, indulgente y bueno, la apariencia contraria lo hacía más simpático, respetado y querido… Siempre decía a todo que no, pero después accedía.”

Catedrático y director del Real Colegio de Cirugía de Cádiz, en 1844, cuando esos colegios pasan a ser Facultades de Ciencias Médicas, Benjumeda es confirmado como primer decano. Médico honorario de S.M. y jubilado en 1867, José Benjumeda falleció en su domicilio gaditano de la plaza de los Descalzos número 1 el 27 de abril de 1870.

Medicina_2El Ayuntamiento de Cádiz acordó que un retrato de Benjumeda figurase en la galería de gaditanos ilustres y que una calle próxima a la Facultad llevara su nombre. Tras barajar los nombres de las calles San Rafael y La Bomba, finalmente la comisión municipal decidió que fuera la calle de la Zanja la que llevara el nombre de este profesor.

A su entierro acudió el claustro de profesores de etiqueta y todos los alumnos de riguroso luto. Al llegar el cortejo a las Puertas de Tierra los alumnos tomaron sobre sus hombros el féretro del que había sido su decano.

El drago que hasta hace pocos años estaba situado en el patio de la Facultad de Medicina de Cádiz.



251.- EL HOSPITALITO DE MUJERES. Su historia

14 05 2010

HM-1

La capilla del Hospital de Mujeres ha sido objeto de una espléndida restauración en virtud de un acuerdo del Obispado con el BBV

No fue el primer hospital de mujeres de nuestra ciudad. Hasta el siglo XX los hospitales en España eran fundaciones para atender a pobres y desvalidos. Lo normal era padecer y morir en casa. Los hospitales, si los había, eran para pobres y abandonados. Peor todavía para las mujeres.

A finales del XVII en Cádiz se ocupaba de las enfermas pobres la madre Antonia de la Cruz, que fundó un Hospital de Mujeres con la advocación de El Carmen en 1657 en la calle Carnicería del Rey (hoy Columela) frente al Corral de Comedias (a la altura del Palillero esquina a Feduchy) y ello gracias a limosnas y donaciones testamentarias. En un cuadro de Meneses Osorio del nuevo hospital se aprecia una sala de aquella fundación.

El que se conoció como Hospitalito de mujeres se quedó chico y en 1736 comenzaron las obras del que se llamó Nuevo Hospital de Mujeres, aunque en Cádiz seguiría siendo, hasta hoy e igual que ocurre en El Puerto de Santa María, el Hospitalito, porque cuando la gente habla de Hospital de Mujeres se refiere siempre a la calle. Así se terminó en 1739, tal día como ayer, un precioso edificio barroco, obra del maestro mayor Pedro Luis Gutiérrez de San Martín, conocido como Afanador.

HM3

Una de las partes fundamentales del edificio, la capilla, luce hoy en todo su esplendor.

Sus riquezas arquitectónicas y de mobiliario son de difícil cabida en este mero artículo divulgativo por lo que recomendamos su visita: la hermosa fachada, su luminoso patio, su iglesia, su escalera imperial. Y sus innumerables riquezas: el San Francisco de El Greco, que fue propiedad del obispo Armengual de la Mota y la Inmaculada de Carnicero justifican cualquier visita, mucho más sus capillas, ajuares y vía crucis. En 1860 las esclavas del Carmen fueron sustituidas por las Terciarias carmelitas de la Caridad y el Hospitalito siguió con su función social y asistencial.

Tuvo importante protagonismo cuando la epidemia de cólera de 1885 y acogiendo a los soldados enfermos repatriados de Cuba, Puerto Rico y Filipinas desde 1898. En 1909 se hundió el salón principal junto a la fachada, disponiendo su restauración el obispo Manuel Rancés En la Guerra Civil fue hospital militar y mientras se construía la residencia Zamacola, fue desde junio de 1948 Residencia Provisional de la Caja Nacional del Seguro de Enfermedad, del Instituto Nacional de Previsión. Por falta de medios económicos fue clausurado por el obispo Añoveros en 1963, destinándose a residencia administrativa del Obispado.



245.- TRAGEDIA EN EL CAMPO DEL SUR. La muerte de Jaime Ballesteros

8 05 2010

 entierro_cadiz

Esta espléndida fotografía ha sido conservada por José Luis Olano y durante muchos años estuvo en la pared del legendario e inolvidable establecimiento ‘El Pedrín’, abierto a la plaza de San Juan de Dios, antes, como se puede ver en la fotografía “Isabel II”
Se trata del entierro del torero aragonés Jaime Ballesteros “Herrerín” , que fue corneado por el toro Almejito, de la ganadería de López Plata, en la plaza de toros del Campo del Sur en septiembre de 1914, uno de los últimos festejos celebrados en aquel coso.
El torero falleció pese a que los doctores le aplicaron, como último recurso, “enemas de champagne helado”, según las crónicas de Diario de Cádiz. 
En la esquina de la plaza de San Juan de Dios aparece la pastelería Brun, sucursal de la situada en la calle Buenos Aires y que han conocido nuestros lectores como tal confitería, hasta convertirse en restaurante.
En 1936 este local pasaría a manos de la familia Olano y abriría sus puertas con el nombre de Bar ‘El Pedrín’, cuyos magníficos vinos de Chiclana han alimentado no pocas reuniones, tertulias y anécdotas. Los caldos se servían en pulcros vasos y medias limetas que la casa enjuagaba en un fregadero de zinc como los que hoy se ven en antañonas tabernas madrileñas, pilas hoy perdidas en nuestra ciudad.



180.- EL HOSPITAL DE MUJERES. Un hospitalito sin enfermos

27 02 2010

fachada

(Un detalle de la fachada del Hospital de Mujeres, en la calle del mismo nombre, un monumento que merece la pena visitar y que ha sido objeto de una espléndida restauración)

No fue el primer hospital de mujeres de nuestra ciudad. Hasta el siglo XX los hospitales en España eran fundaciones para atender a pobres y desvalidos. Lo normal era padecer y morir en casa.Los hospitales, si los había, eran para pobres y abandonados. Peor todavía para las mujeres. A finales del XVII en Cádiz se ocupaba de las enfermas pobres la madre Antonia de la Cruz, que fundó un Hospital de Mujeres con la advocación de El Carmen en 1657 en la calle Carnicería del Rey (hoy Columela) frente al Corral de Comedias (a la altura del Palillero esquina a Feduchy) y ello gracias a limosnas y donaciones testamentarias. En un cuadro de Meneses Osorio del nuevo hospital se aprecia una sala de aquella fundación.

escalera-verticalEl que se conoció como Hospitalito de mujeres se quedó chico y en 1736 comenzaron las obras del que se llamó Nuevo Hospital de Mujeres, aunque en Cádiz seguiría siendo, hasta hoy e igual que ocurre en El Puerto de Santa María, el Hospitalito, porque cuando la gente habla de Hospital de Mujeres se refiere siempre a la calle. Así se terminó en 1739, tal día como ayer, un precioso edificio barroco, obra del maestro mayor Pedro Luis Gutiérrez de San Martín, conocido como Afanador. Sus riquezas arquitectónicas y de mobiliario son de difícil cabida en este mero artículo divulgativo por lo que recomendamos su visita: la hermosa fachada, su luminoso patio, su iglesia, su escalera imperial. Y sus innumerables riquezas: el San Francisco de El Greco, que fue propiedad del obispo Armengual de la Mota y la Inmaculada de Carnicero justifican cualquier visita, mucho más sus capillas, ajuares y vía crucis. (En la imagen, una de las pecualiaridades estéticas de un edificio que guarda un gran número de tesoros artísticos: la escalalera que corona su espectacular claustro).

aerea

(En esta vista aérea se aprecia el hundimiento de la crujía de la fachada que sufrió el edificio en 1909.  Se aprecia el castillo de San Sebastián sin faro, demolido en 1898, en la guerra de España con estados Unidos, para que no sirviera de orientación al posible ataque de una escuadra enemiga. Ese mismo año de 1909 se instaló el nuevo faro).

En 1860 las esclavas del Carmen fueron sustituidas por las Terciarias carmelitas de la Caridad y el Hospitalito siguió con su función social y asistencial. Tuvo importante protagonismo cuando la epidemia de cólera de 1885 y acogiendo a los soldados enfermos repatriados de Cuba, Puerto Rico y Filipinas desde 1898. En 1909 se hundió el salón principal junto a la fachada, disponiendo su restauración el obispo Manuel Rancés En la Guerra Civil fue hospital militar y mientras se construía la residencia Zamacola, fue desde junio de 1948 Residencia Provisional de la Caja Nacional del Seguro de Enfermedad, del Instituto Nacional de Previsión. Por falta de medios económicos fue clausurado por el obispo Añoveros en 1963, destinándose a residencia administrativa del Obispado.



152.- JOSÉ ALMENARA BARRIOS. Un gaditano en la cátedra

30 01 2010

horizontalchile_cadiz

(El profesor Almenara en la Universidad de Chile. Iberoamérica siempre ha despertado inquietud en el catedrático de Bioestadística de la Universidad de Cádiz).

José Almenara Barrios es un gaditano de una generación muy peculiar, de los que conocieron las Fiestas Típicas y la recuperación del Carnaval, a la vez la decadencia de las fiestas del Corpus y el cambio rotundo de la playa Victoria. Un gaditano de los que vivieron lo que era un carro de mulas de La Alianza y vieron crecer la barriada de la Paz, de los que estuvieron en la inauguración del Puente Carranza y sufrieron  la demolición de la plaza de toros. Gaditanos que se montaron en los coches choques en Santa Bárbara o jugaron al fútbol en los fosos de Puerta Tierra. Un convecino que ha vivido un Cádiz Club de Fúbol que contrariamente hoy, solamente contaba con un seguidor vestido de amarillo y con apelativo escocés. Aquellos gaditanos que conocieron a los guardias vestidos de azul azafata en invierno o de salacot de corcho blanco en verano y que en Navidad dirigían el tráfico con una cesta de panadero al lado para recibir los aguinaldos.

horizontalnino_cadiz

(Una imagen infantil de José Almenara Barrios, gaditano de la generación de los sesenta, en sus juegos de niño ya se anunciaba una de sus aficiones)

Aquella generación que hizo vacaciones en el colegio cuando murió Franco y que alcanzó la mayoría de edad a la vez que nacía la Constitución Española, gaditanos que todavía vieron en la Semana Santa las cuadrillas de cargadores profesionales meciendo los pasos de balcón a balcón y que iban de excursión a con la merienda a las canteras. Pepe era de los chavales de Cádiz que jugaban al mangüiti o al contra en plaza Mina o San Antonio y que conocieron la calle Nueva llena de bares, o pasaron muy buenos ratos estudiantiles en la Parra de la Bomba. De los que nunca tuvieron una play station, que han visto nacer, crecer, multiplicarse y morir a los vídeos y que conocieron la tele en blanco y negro. Pepe es de los que todo lo que tiene es suyo porque se lo ha ganado todo con una palabra mágica: esfuerzo, que fue lo que aprendió. José Almenara, por tanto,  ha vivido mucho Cádiz en continua evolución porque nació en 1960.

horizontalbravura_cadiz

(Los profesores Almenara Barrios y García González Gordon, presentado en el paraninfo del campus de la Universidad de Cádiz en Jerez sus estudios sobre la evaluación científica de la bravura. Jerónimo Roldán presenta a los ponentes).

El profesor Almenara, Pepe para sus muchos amigos, nació en una casa de vecinos en intramuros cuando todavía se podía nacer de esa forma, un 28  de marzo de 1960. Pronto sus padres (José y Ana) se trasladaron a un piso de San Severiano. Allí transcurrió su infancia y adolescencia. Estudió el bachillerato en el Instituto Columela y también brillantemente hizo la carrera de Medicina en nuestra vieja Facultad, donde todavía había un drago milenario y en cuya Aula Magna quedó marcado por el juramento hipocrático.

verticalmanual_cadizUna formación superior rigurosa: Licenciado en Medicina y Cirugía, en 1984 y Doctor en Medicina y Cirugía en 1987 en nuestra Facultad de Medicina de Cádiz, obteniendo el Premio extraordinario del doctorado. Además hay otros hitos en sus estudios académicos: Master en Salud Pública en 1989 que cursó por el convenio existente entre la Universidad de Cádiz y la Universidad San Juan de Puerto Rico; es Diplomado en Estadística Aplicada desde 1994 por la Universidad Autónoma de Barcelona y también cursó el Doctorado en Estadística e Investigación Operativa (Suficiencia investigadora en 1999, Facultad de Matemáticas-UCA) cuya tesis tiene pendiente de defender. (Al lado, una de las publicaciones del profesor Almenara Barrios)

Se casó con María José Abellán Hervás en 1986 formando una estupenda familia numerosa. En a generación del doctor Almenara lo que abundaban eran las familias muy numerosas, con muchos hijos, pero hoy con tres hijos una familia se estima numerosa: otro de los cambios en la sociedad gaditana que ha vivido nuestro profesor universitario. Tiene tres hijos, José Luis (que cursa cuarto de Medicina en la UCA), Carlos (cursa segundo de Ingeniería también en la UCA) y Marta (que estudia segundo de bachiller en San Felipe, el colegio donde han estado todos. Pepe lo tiene clarísimo y siempre sostiene que la familia, su familia, es lo mejor que le ha pasado.

horizontalingreso_cadiz

(En el patio del Casino Gaditano, pronunciando su discurso de entrada en el Ateneo de Cádiz)

Como tantos gaditanos de la generación de 1960, vive en Puerto Real, aunque mantiene un apartamento en el antiquísimo barrio del Pópulo, pura esencia, para cuando tiene nostalgia de la ciudad: aunque se considera ciudadano de la Bahía de Cádiz, cree que no podría vivir en otro sitio.

familia

(El mayor logro de José Almenara: su estupenda familia).

Desde muy pronto le llamó la atención la docencia universitaria y la investigación. En realidad se puede decir que ha estado vinculado a la UCA desde el año 1977, año en que  entró como alumno hasta la actualidad. En aquel curso se implantó el “numerus clausus” para acceder al querido centro donde tantos gaditanos se han especializado en Medicina.

horizontal-cabrera_cadiz

(José Almenara en un coloquio con el forense e historiador Rafael Cabrera Bonet, director del Aula Taurina de la Universidad San Pablo CEU, y presidente de la Unión de Bibliófilos Taurinos de España, a la que pertenece nuestro gaditano de hoy).

En tantos años ha recorrido todo los puestos, abajo y arriba del estrado: alumno interno, dos veces alumno del doctorado (Medicina y Estadística), profesor asociado, profesor titular interino, profesor titular de Escuela Universitaria cuya plaza obtuvo en 1992, obteniendo la Cátedra de Escuela Universitaria del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública (Bioestadística y Metodología de la Investigación) el año 2002, plaza que ocupa en la actualidad. Pertenece al Departamento de Biomedicina, Biotecnología y Salud Pública de la UCA y esta adscrito a la Facultad de Enfermería y Fisioterapia. También ha tenido responsabilidades en la administración pública en temas de salud comunitaria.

horizontalpaquiro_cadiz

(Almenara fue el encargado de presentar en Cádiz la biografía de Paquiro de Guillermo Boto Arnau, un torero que también ha estudiado el profesor de Bioestadística y aficionado. Junto a ellos, Miguel Nuche, presidente del Casino Gaditano y el presidente del Ateneo de Cádiz Ignacio Moreno).

Las asignaturas que ha impartido e imparte son: Bioestadística y Metodología de la investigación (Grado de Enfermería ya que es responsable de la misma en Cádiz, Jerez y Algeciras), Bioestadística y Demografía aplicadas (Diplomatura de Enfermería) y Epidemiología y Demografía (Licenciatura de Medicina). Participa en los cursos de doctorado en Medicina de Estadística en la Investigación Médica y de Avances en Salud Pública y Epidemiología. Además imparte un curso de Iniciación a la Investigación en el Aula de Mayores (de Cádiz y Jerez). En su intenso currículum figura haber impartido más de cien cursos de postgrado para profesionales de la Medicina, la Enfermería, MIR y demás.

CEUUportadavertical_cadizSu trabajo de investigación científica es no menos intenso: ha presentado más de cuarenta ponencias, comunicaciones, y demás trabajos a Congresos Nacionales e Internacionales, donde siempre aparece el nombre de Cádiz. Y es que aquí se estudia y se investiga, y sobre todo se trabaja, nada que ver con esa leyenda que pesa sobre los gaditanos. A ello hay que sumar la publicación de unos sesenta trabajos originales de investigación en artículos nacionales e internacionales. Además de en revistas españolas los artículos han visto la luz en Estados Unidos, Dinamarca, México y otros países. Ha participado en la publicación de diez libros hasta la fecha, porque su carrera investigadora sigue adelante. (Los trabajos científicos del profesor Almenara en el mundo taurino han dado pie al estudio de nuevas técnicas ganaderas. En la foto, una de sus publicaciones. La repercusión de estos estudios, que continuan avanzando, ha producido gran impacto en los estamentos de la lidia).

Tambien está en la tradición gaditana eso se mirar hacia la otra orilla: tiene vocación de colaborar con Iberoamerica y por ello ha pronunciado conferencias en las repúblicas de Cuba y Chile; ha trabajado en investigaciones conjuntas con ambos países y una de sus publicaciones fue premiada en La Habana en 2004 por el Ministerio de Salud Pública y el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana y ello, como ya se ha dicho, además del grado obtenido en la Universidad de San Juan del estado libre asociado de Puerto Rico. La investigación requiere recursos económicos e inversión, por ello su labor científica le ha llevado a obtener financiación para proyectos de investigación a nivel europeo, a nivel nacional y a nivel autonómico. Se dice que en España investigar es sufrir, y muy poca gente sabe que hay investigadores que además de su estudio y el trabajo docente, tienen que llamara a muchas puertas para que el mundo avance.

Horizontalmartamanzanares_c

(Almenara con su hija Marta y el matador de toros José María Manzanares)

Como no podía ser de otra manera para un gaditano que vive y quiere a su ciudad natal, Pepe es Ateneísta de Número del Ateneo Literario, Artístico y Científico de Cádiz desde el 21 de marzo de 1996. Y ateneísta de Merito desde el 19 de junio de 2007. En la docta casa dirige una tertulia sobre avances científicos y milita en la tertulia taurina. Es Académico correspondiente de la Real Academia de Medicina y Cirugía del Distrito de Cádiz, desde el 20 de diciembre de 2001 y Académico de número desde octubre de 2009. En esta corporación científica puso una una pica en Flandes ya que, por vez primera en su fecunda historia, cuenta con un sillón de Estadística Médica, el que ocupa el profesor Almenara.

verticaldespacho_cádizLa inquietud de Pepe Almenara, incansable lector y cultísimo y ameno conversador, le ha llevado a pertenecer a la Sociedad Española de Epidemiología, la Sociedad Española de Demografía Histórica y la Unión de Bibliófilos Taurinos de España. Porque el toreo y su lado cultural es una de las aficiones de Pepe que ha escrito sobre la fiesta y ha llevado también a ese campo su trabajo científico, incorporando sus conocimientos en temas como la evaluación estandarizada de la bravura, la figura del torero puertorrealeño Bernardo Gaviño, la del chiclanero Francisco Montes “Paquiro” o sobre la integridad del toro de lidia, la defensa de la fiesta o el hecho de ser aficionado y propugnar un rearme moral de la fiesta. (Al lado el profesor Almenara en su despacho de la Universidad de Cádiz. La docencia e investigación son sus dos grandes pasiones, sobre las que solamente prima la familia).

Incluso se ha adentrado en la crónica taurina, como aficionado serio y exigente que es. Esa afición y esa puesta de sus conocimientos al servicio o beneficio de la fiesta se han plasmado en multitud de publicaciones, conferencias, coloquios y debates en foros de todo el planeta taurino, especialmente en los universitarios además de, por supuesto, en las semanas culturales de la gestora pro plaza de toros multiusos de Cádiz, ya que fue uno de sus fundadores y primeros responsables.

veeticalruizmiguel_cadizSus trabajos científicos sobre la evaluación de la bravura del toro de lidia han merecido la atención de la Unión de Criadores de Toros de lidia, de universidades como San Pablo CEU de Madrid o la Universidad de Navarra y han sido publicados en toda España y curiosamente en Inglaterra, en una edición del Club Taurino de Londres. Como aficionado de criterio, la prensa especializada en la fiesta lo ha reclamado. Desde 1995 colabora en la Tertulia taurina de Radio Cádiz y SER Puerto de la Cadena SER, un programa dirigido por Luis Rivas. Igulmante colabora en la Tertulia radiofónica y en las retransmisiones taurinas en directo de COPE-Jerez que dirige Manuel Sotelino desde 1996 hasta hoy, colaborando con Onda Luz-TV y Onda Jerez TV y Radio o en la Televisión local de Puerto Real. También se le ha reclamado en jurados de premios taurinos como los de la mejor estocada del Abono de las corridas celebradas en la Real Plaza de Toros de El Puerto de Santa María de la Asociación Cultural Taurina “José Antonio Canales Rivera” de Cádiz y los premios de la Tertulia Monasterio de El Puerto de Santa María. (Arriba, con una figura histórica del toreo: Francisco Ruiz Miguel).

horizontalmanifiesto_cadiz

(La defensa de la fiesta y sus valores han centrado la preocupación como aficionado de Almenara. En la foto leyendo un manifiesto en defensa de la fiesta en el que intervino intensamente).

Pepe es abonado de la Plaza Real de El Puerto de Santa María y es secretario del Aula Taurina de la Universidad de Cádiz, desde su fundación en el año 2003; socio fundador del Club Taurino de Cádiz, miembro de la Tertulia Monasterio del Puerto de Santa María desde 2005 y del Consejo Editorial (Redacción) de la Revista Tercio de Varas del Hotel Monasterio San Miguel desde 2005.

horizontalradio

(Del estrado universitario a las gradas de la Plaza Real. Pepe Almenara, como aficionado, es requerido por multitud de medios de prensa donde conserva grandes amigos, como los que aparecen en la foto: Daniel Pérez y Manuel Sotelino, en una tarde de retransmisión de las corridas de toros de El Puerto para la COPE).

El médico, el profesor, el aficionado y sobre todo el padre de familia y el amigo fiel, como  lo acreditan sus íntimos con quienes comparte afición y devoción por la lectura y el lado culto de la vida cristalizado en la conversación o la tertulia: Pepe aprovecha la vida y la mira desde todos los cristales, otra lección de este profesor gaditano. (Francisco Orgambides).