Gente y habitantes de Cadiz » 091. FRANCISCO CHICÓN LÓPEZ. Un industrial en la calle Veedor

091. FRANCISCO CHICÓN LÓPEZ. Un industrial en la calle Veedor

30 11 2009

Chicón_1cadiPaco Chicón nació en El Burgo (Málaga), el 20 de enero de 1946. Sus padres, unos sencillos agricultores, estimaron que en el pueblo no habría futuro para los hermanos y decidieron que marcharan a Cádiz en busca de una mejor situación.

Paco llegó a nuestra ciudad con apenas doce años. Un chiquitín que apenas levantaba dos palmos del suelo. Fue enviado a un ultramarinos situado en la calle Santo Domingo número 26 y que era conocido como La casa de las Flores. El establecimiento era propiedad de Francisco Sepúlveda Rivas, natural de Yunquera, y allí también trabajaba un hermano de Paco.

En ese ultramarinos del barrio de Santa María, el niño de El Burgo aprendió la crudeza del trabajo en un almacén de comestibles. Un horario de 7,30 de la mañana a 12 de la noche y un catre para dormir en el interior del ultramarinos. Un jornal de 15 pesetas diarias y unas alpargatas a la semana. A pesar de ello, Paco nunca se quejó y poco a poco, tras muchas horas de mostrador llegó a aprender ese duro oficio. Estuvo 17 meses sin volver a su casa, pero cuando regresó a El Burgo había conseguido ahorrar mil pesetas.

Chicón _3cadiz

Chicón recuerda con mucho agrado su estancia en el almacén de la calle Santo Domingo. Todavía recuerda el nombre de algunos parroquianos y el cariño con el que le trataban por ser muy pequeño. Mercedes la Gallega, Emilia y Eduardo Cerviño, vecinos que siempre tuvieron una frase amable y que, incluso, le enseñaron a guisar y a dar sus primeros pasos por la ciudad.

Paco recuerda entre risas algunas anécdotas sobre sus primeros tiempos en Cádiz. Era muy aficionado al cante de Marifé de Triana y se sabía todas sus canciones. Cierto día estaba cantiñeando en el almacén y escuchó a un vecino decir: ‘qué venazo tiene el chicuco’. Paco quedó intrigado hasta que descubrió lo que significaba ‘venazo’ y ‘chicuco’. Desde entonces, asegura que no ha vuelto a cantar por Marifé de Triana. También recuerda el día que se comió seis huevos fritos

Paco Chicón, soldado de la Agrupación de Tropas Nómadas en  Aargub, cerca de Villa Cisneros

del tirón y que lo dejaron saciado para un tiempo.

Después de una larga temporada, Francisco Chicón regresó a El Burgo. Su hermano había enfermado y sus padres estimaron que lo mejor era enviarlo a trabajar a Bilbao. Paco estuvo trabajando varios años en Zubeldia S.A., una fábrica de curtidos para zapatos que estaba situada en el pueblo de Lemona.

En 1968, Paco, que no había querido empadronarse en Bilbao, tiene que regresar a Málaga para cumplir con el servicio militar. El sorteo lo destina a realizar la instrucción a la Brigada de Instrucción de Reclutas en El Aaiún. Posteriormente es destinado a la Agrupación de Tropas Nómadas, en Aargub, muy cerca de Villa Cisneros.

Chicón_4cadi

Con su madre y su hijo en la población malagueña de El Burgo

De la mili guarda Paco infinidad de recuerdos agradables. Fue destinado a Aprovisionamiento, encargándose del suministro y compras de la Agrupación. Los soldados estaban autorizados a enviar a la península buenas colchas y tapices que les proporcionaban algún dinero extra. Chicón era el encargado de enviar esas prendas y recibía buenas propinas. ‘Boquerón’ , como era llamado Paco en la mili por su ascendencia malagueña, recuerda los múltiples encargos y labores realizadas durante la mili, de la que aún conserva amistades entre sus jefes y compañeros.

Chicón_6cadiz

En los toros de El Puerto. Con Manuel Saez Capitán, José Antonio Canales, Enrique Morenos, Curro Ríos, Paco Merlo y el ganadero Juan Torres.

Finalizado el servicio militar y tras una breve temporada en El Burgo, Chicón decide emprender una nueva aventura en la ciudad de Cádiz. Así que marcha al ultramarinos de Facundo Revuelta Manteca, en la calle Vea Murguía número 18. Primero estuvo como empleado cobrando 4.000 pesetas al mes. Posteriormente quedó como encargado, primero al 40 % y después al 50%. Por último quedó como arrendatario de ese almacén de la calle Vea Murguía con 14.000 pesetas de renta.

Por fin llega el 21 de noviembre de 1976. Es la fecha en la que Paco Chicón decide hacerse con el ultramarinos situado en la calle Veedor esquina a Vea Murguía y que pertenecía a Vicente Gómez de Barreda. Una decisión arriesgada. Pero Chicón estaba seguro que a base de trabajo podría salir adelante.

Chicón_7cadiz

El 10 de Veedor, el segundo de los establecimientos de hostelería montado por Paco Chicón en la misma calle que el ultramarinos.

Y lo consiguió. A base de trabajo y de muchas horas detrás del mostrador. Poco a poco, Paco Chicón fue transformando el viejo ultramarinos hasta conseguir llegar al establecimiento actual, uno de los favoritos de los gaditanos y donde la calidad de los productos y la atención del personal lo han situado en lugar muy destacado.

En el Ultramarinos El Veedor se han efectuado numerosas reformas, destacando la realizada en 2002. Paco Chicón abrió en 1999 otro negocio de hostelería en el número 10 de la calle Veedor y que denominó ‘El 10 de Veedor’. Se trata de un establecimiento decorado con mucho gusto, con una cocina más elaborada y en la que se nota la influencia de Tina, la mujer de Paco. Como el ultramarinos, ‘El 10 de Veedor’ ha gozado desde su apertura del favor de los gaditanos y su clientela es numerosa.

En este duro caminar, Paco Chicón ha contado con el apoyo constante de una extraordinaria mujer, su esposa Agustina Morales, que le ha dado dos hijos de los que puede estar legítimamente orgulloso. La mayor, Laura, que tras estudiar en Sevilla se encuentra trabajando en una productora de televisión. Y el segundo, Juan, con estudios de empresariales y que hoy lleva on gran eficacia la administración de los negocios de su padre.

En la marcha del negocio y a la hora de mirar hacia atrás, Paco Chicón no duda en afirmar rotundamente que gran parte de ese éxito también corresponde al personal que allí trabaja. Empezando por Rafael y Jesús, para seguir con Ambrosio, Juan y todos los demás. Siguiendo las directrices de Paco, se puede asegurar que el Ultramarinos El Veedor cuenta con una personal extraordinario, que sabe tratar al cliente y al que ofrecen confianza y amabilidad sin familiaridades enojosas.

Chicón también agradece la fidelidad de su numerosa clientela, con muchos de los cuales guarda relaciones de gran amistad. Sin embargo, siempre profesional, no quiere hacer mención particular de nadie por temor a algún olvido involuntario. No obstante hay que hacer referencia a su primo y amigo Curro Ríos Chicón, también industrial de la plaza, y con el que siempre ha compartido penas y alegrías.

Chic_10cadiz

Jesús y Rafael, dos de los principales puntales del éxito del Ultramarinos El Veedor.

En los últimos tiempos, Paco Chicón está algo alejado del ajetreo diario de la barra, aunque sigue diariamente al pie del cañón y pendiente de todo lo que ocurre en su establecimiento. Dispone de algo más de tiempo para dedicarlo a sus aficiones, la caza, la recogida de setas y las buenas tertulias en torno a un buen vino.


Acciones

Informacion

2 respuestas a “091. FRANCISCO CHICÓN LÓPEZ. Un industrial en la calle Veedor”

30 12 2010
mari (19:20:21) :

te acuerdas de salvador flores el guardia y sus hijos el salva el diego y el juanma

30 12 2010
mari (19:20:52) :

y su mujer maria y su hija mari

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>