Gente y habitantes de Cadiz » 096. LUIS ALBERTO BALBONTÍN MÁRQUEZ. Balpiña, o más de cuarenta años detrás de la noticia

096. LUIS ALBERTO BALBONTÍN MÁRQUEZ. Balpiña, o más de cuarenta años detrás de la noticia

5 12 2009

Balpivertical_cadizCuarenta y cuatro años detrás de la noticia, Luis Alberto Balbontín Márquez, dejó huella en la historia del periodismo gaditano con una firma inolvidable: Balpiña. El seudónimo, con aire a su apellido, es de cuño desconocido y era algo muy común entre los periodistas del Siglo XX y muy utilizado en el ámbito de la informaciçón en nuestra ciudad. Aquellos profesionales nunca lo utilizaron para esconder su opinión, información o crónica. Además de Balpiña, eran los casos de Juman, Lugonzo, Lomasu, Fraper, Gisaón, Erregé, Jomagi, Frangoca y muchos otros, no faltando otras firmas no relacionadas con las primeras sílabas del nombre y apellidos, como “Evaristógenes”, “Evaristo de la Mota”, “Ramiro Noel”, “Gabriel de Molina”, “Franklin Jr y Cía. “, “El Barón de Almajar” y el inolvidable “Mariló”.

Balbontín era uno de esos gaditanos que nacen donde les da la gana, en este caso en Madrid. Llegó a nuestra ciudad en 1941. Funcionario del Instituto Nacional de Previsión, lo que en nuestra ciudad siempre se llamó “la caja nacional”, muy pronto afloró su verdadera vocación en Radio Cádiz ocupándose de los deportes hasta 1965. (Luis Alberto Balbontín Márquez, periodista. Director de Diario de Cádiz e historiador del Cádiz Club de Fútbol)

balpiequipo_cadiz

(En los talleres de “Diario de Cádiz”, en la calle Ceballos, el equipo velocipedista Brandy Majestad posa con valioso personal del centenario rotativo a principios de los años sesenta del siglo pasado. En pie: Pedro Jiménez-Mena, Higinio Sainz León “Gisaón”, Paco Perea “Fraper” - brazos en jarras-, el regente de talleres José González Soto con corbata, Pedro Fernández y Luis Alberto Balbontín “Balpiña”. Abajo, Antonio Moya González, Pedro Prado delante de Antonio Perea, Luis Andrés, Francisco Castillo, Toledo y Ildofonso Marqués).

Durante veinticinco años sería corresponsal de Marca y escribió en los periódicos jerezanos Ayer y La Voz del Sur. En “Diario de Cádiz” comenzó a trabajar como redactor en 1955 y en los años sesenta dirigió las secciones de Local y Deportes. Cádiz al día en Local, dónde firmaba como Balbontín, y ‘Lo que se oye se cuenta’ en Deportes con su seudónimo deportivo eran secciones comentadísimas plenas de gaditanía y cadismo.

Preocupado por el patrimonio de la ciudad, incansable fue en su campaña para restaurar la Catedral promoviendo una suscripción popular que alcanzó una importante suma. En 1972 fue nombrado redactor jefe, ocupando la vacante que dejó otro histórico de nuestro periodismo, Francisco Gómez Carrasco “Frangoca”. En esta etapa potenció la información local sumando su nombre en octubre de 1977, a la lista de directores de “Diario de Cádiz”.

balpitaller_cadiz

(La foto es de 1969, cuando llegó la nueva rotativa a los talleres de Diario de Cádiz. De pie aparecen, de izquierda a derecha, el inolvidable regente de talleres José González, toda una leyenda en la casa;  Ildefonso Marqués, también medalla al mérito en el trabajo como González; el inefable Luis ‘Sandrini’ y sus compañeros Aragón y Fernando Plaza. Agachados, Pedro Consiglieri, Enrique Gómez, el también entrañable Paco Camino y Luis Alberto Balbontín. Buenos profesionales y excelentes personas).

Balpiña escribió la historia del Cádiz en tres libros: “Medio siglo de fútbol gaditano” (1962), “El ascenso” (1977) y “75 años del Cádiz C.F.” (1985). En su desempeño profesional acompañó a los Reyes en sus viajes internacionales y fue un ameno conferenciante. Balbontín, que dividía sus vacaciones entre la playa y la montaña, y gran jugador de dominó, su primera pasión era la familia y dejó un hondo hueco entre sus entrañables amigos del Casino Gaditano. Ateneísta de mérito, medalla de oro de la Real Federación Española de Fútbol en 1962, Premio Nacional de Periodismo de la Federación de Balonmano en 1969 y medalla de oro de la Unión de Periodistas. En su último artículo, publicado post-mortem en “Diario de Cádiz” reclamaba para esta ciudad una zona verde en los que calificaba como “cada vez menos lógicos” cuarteles de la Avenida. Balbontín calificaba a nuestra ciudad como “pacífica y liberal”, dos adjetivos que también le identificaban a él plenamente. En palabras del recordado Antonio Orozco: “un hombre noble, compasivo y jovial que acumuló gozosamente buenos hechos, que se granjeó el afecto de Cádiz”.

Gran seguidor del Cádiz, además disfrutaba mucho de la familia en los tiempos de ocio, tanto en la playa de Cádiz como en la sierra o en Navacerrada, donde compartía las frescas tertulia de verano y partidas de domino con Fernando Vizcaíno Casas y Antonio Buero Vallejo. Con los amigos, era habitual en la barra de “El Anteojo” o el “Casino Gaditano”.

Balpicarranza_cadiz

(En la foto, tirada en El Puerto de Santa María en la residencia del alcalde Carranza en la plaza de Elías Ahuja y Avemaría, Rafael Santamaría, Enrique Treviño, José Gómez, Jerónimo Almagro, Vicente del Moral, Manuel Sanz, Jesús Campe, Luis Alberto Balbontín, Manuel Paredes, Antonio Vela Barca, Antonio Márquez Ávila, José León de Carranza y su esposa Antonia Iglesias, Carmen Brizuela y Carmen Iglesias. La ocasión era histórica: el alcalde celebraba con sus amigos la concesión del puente sobre la´Bahía de Cádiz).

El año de su fallecimiento, en el Trofeo Carranza, fue especialmente sentida su ausencia ya que era uno de los pocos periodistas que habían presenciado la totalidad de los Trofeos. Se le concedió la medalla de oro al Mérito Deportivo de la Ciudad a título póstumo.

Formó una gran familia con toda una señora también muy querida en Cádiz y de una familia con hondas raices en la ciudad. Mercedes Pérez Gieb era hija de Jerónimo Pérez Gardón, administrador de Matagorda, y de Carmen Gieb Cabrera, que tuvieron ocho hijos, siendo la quinta de los hermanos. Su abuelo, Carlos Gieb, ejerció la profesión en nuestra capital, tal como uno de sus hermanos, Jerónimo, y dos de sus sobrinos. Nacida en Cádiz, estudió Comercio, carrera que nunca llegó a ejercer, ya que desde que contrajo matrimonio dedicó todo su tiempo a su marido y sus hijos: Merche, Tito, Menchu, Flora y Maribel.


Acciones

Informacion

Una respuesta a “096. LUIS ALBERTO BALBONTÍN MÁRQUEZ. Balpiña, o más de cuarenta años detrás de la noticia”

7 01 2011
Merche Balbontin Perez (19:30:22) :

Yo al ser la mayor de sus hijos recuerdo como mi padre me ha llevado desde pequeña al Diario de Cádiz y nunca olvidaré el olor a tinta y a papel, esas enormes bobinas que luego serían impresas dando lugar a que multitud de noticias fueran del dominio de los lectores. Es el poder de la información. Quiero expresar que yo a mi padre lo admiraba tremendamente y por su forma de ser tan humana y cálida (a todos hacía favores y escuchaba) lo quiero profundamente. Ya hace 20 años que falleció y lo recuerdo cada día. Era como el sol alrededor del cual girábamos toda su familia. Quiero aclarar que el seudónimo de Balpiña viene de cuando estaba en Radio Cádiz que presentaba un programa deportivo junto a un compañero llamado Piña. Este falleció y mi padre en su memoria unió el inicio de su apellido al suyo. Un saludo a todos.

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>