Gente y habitantes de Cadiz » 151. EL TRIANGULO CRETENSE. Un recorrido artístico por tres obras maestras del patrimonio gaditano

151. EL TRIANGULO CRETENSE. Un recorrido artístico por tres obras maestras del patrimonio gaditano

29 01 2010

tabla-museo-catedral_MichaeEntre los muchos pensamientos de Kant, hay uno en particular que siempre me ha llamado poderosamente la atención: “La naturaleza del hombre no es para encontrar la calma y la paz en la posesión y en el placer”. Ante un hecho estético, por muy insignificante que fuese, hay calma, hay paz, hay posesión, y hay placer.

La ciudad de Cádiz está de una manera evidente expuesta a ello, y no deja de asombrar aún con los años cumplidos continuamente. Al poseer esta trimilenaria ciudad tres obras de primera línea que, de forma más o menos directa, podemos conectar con la tradición pictórica desarrollada en la isla de Creta, me hizo pensar en la posibilidad de la publicación de un tríptico que recogiera las obras mencionadas, posibilitando al ciudadano acceder a ellas conjuntamente.

La primera de las obras que componen este “Triángulo Cretense”, es una tabla representando a San Juan Evangelista en la isla de Patmos, obra resuelta en un claro estilo de tradición bizantina, por el pintor cretense Michael Damasceno. Esta tabla, proveniente de la capilla de la Casa de Viudas de la Fundación Fragela, hoy se expone, acertadamente, en nuestro Museo Catedralicio. Contemplamos en la tabla como un anciano San Juan dicta, inspirado por la Santísima Trinidad, el Evangelio a un joven discípulo. (San Juan en la isla de Patmos. Michael Damasceno. Museo de la Catedral de Cádiz)

En la separata del “Archivo Español de Arte”, nº47 Madrid, 1941, Cesar Pemán nos hace un estudio pormenorizado de la misma. Encontrada con la ayuda del filólogo D. Antonio Tovar la firma del pintor en la tabla, ya no quedaba la menor duda: “Tenemos con ello en España, una obra auténtica del maestro cretense que en la generación inmediatamente anterior al Greco, parece haber destacado más entre sus compatriotas, por lo que ha despertado el interés de los estudiosos de la formación artística del gran Theotocópuli…

detalle_tabla museo catedralH_cadiz

Parece que en la época de la infancia del Greco, el maestro Michael debía trabajar en la isla. En aquella época, como es sabido, Creta dependía de Venecia, y la floreciente colonia griega de la ciudad metropolitana no encontró en su patria, artista más apropiado a quién confiar la decoración de su iglesia nacional en la ciudad de las lagunas, San Giorgio dei Greci, que Michael Damasceno… (Arriba detalle de la tabla: San Juan dicta el Apocalipsis en la isla de Patmos)

El Greco debió llegar a Roma, procedente de Venecia, a fines de 1570; como a más de las obras fechadas, el Damasceno trabajó bastante para los griegos de Venecia, es posible que ya estuviese en la ciudad antes de la salida del joven Theotocópuli, en cuyo caso éste no dejaría de tomar contacto con la obra del pintor más prestigioso de la colonia en aquellos momentos…

La obra de Cádiz encaja perfectamente dentro de la conocida de su autor,…, seguramente de tierras de Oriente, trajo Fragela la interesante tabla…Una icona bizantina no podía ser cosa rara entre los cristianos de Damasco, y acaso el damasceno Fragela profesó particular afición al Michael Damasceno que había llegado a ser corifeo de la pintura cretense y bizantina un siglo atrás”.

San-Francisco_El-Greco_HospEl segundo vértice de este recorrido artístico lo ubicamos en el portentoso lienzo de la “Visión de S. Francisco con el compañero de espalda”, obra, y de las maestras, del cretense Domenicos Theotocopoulus, El Greco. La pintura forma parte de los bienes que adornan la suntuosa Capilla del Hospital de Mujeres, hoy sede del Obispado de Cádiz. En la capilla del Museo Cerralbo, encontramos el que podría ser el precedente de nuestra pintura, “El extasis de San Francisco”; magnífico cuadro en tonos grises, de pincelada amplia y toque impresionista, ejecutada entre 1600-1605, firmada, con letra cursiva griega por el genial cretense, sobre un trampantojo simulando un papel que aparece en el tercio inferior hacia la derecha. (Visión de San Francisco con el compañero de espalda. El Greco. Capilla del Hospital de Mujeres de Cádiz).

En el estudio que el padre Pablo Antón Solé realiza sobre el Hospital de Mujeres, publicado por Caja San Fernando nos recuerda: “La pintura de San Francisco es la joya de esta institución, obra original y firmada del Greco. Propiedad personal del obispo Lorenzo Armengual de la Mota, que la trajo de Madrid y tuvo en el palacio de Chiclana, donde murió, después de incorporarla con otros bienes y alhajas al mayorazgo de su apellido y marquesado. Su hermana Dª Jacinta, primera llamada al disfrute, se trasladó a Madrid con todos sus bienes. Al morir pasaron a su hijo Bruno los bienes del mayorazgo con el valioso cuadro que donaría más tarde al Hospital con otros objetos y vasos sagrados con la condición de la imposibilidad de su enajenación, llegando a Cádiz el verano de 1747.

crucificadocondosdonantesV_

El Greco consiguió el mejor S. Francisco de su vida. Los comentaristas coinciden en señalar la variada gama de grises que predomina en el cuadro aunque existen pinceladas propia en el rostro, manos, los sayales, el cordón y la yedra que ambienta la escena de la selva o bosque”.

Cerramos nuestro polígono en el Museo de Cádiz, con un lienzo de “Jesús Crucificado” del pintor romano del s. XVI Horacio Borgianni (1574, Roma-1616, Roma), obra que al contemplarla, nos da la total impresión de que estamos ante una pintura de un buen discípulo del Greco. Lienzo que consideramos magnífico en la ejecución y que nos muestra de forma clara, el impacto que causó la contemplación de la obra del Greco, en un por entonces joven pintor durante su estancia en España.

Se destaca de esta obra, su dependencia con respecto al “Crucificado con donantes” del Greco del Museo del Louvre de París, y añadimos como posible referencia, el Calvario del Museo del Prado. El portentoso y estilizado dibujo de la figura de Cristo Expirante, las pálidas, grisáceas, pero brillantes carnaciones, y la luz tenebrosa de las tinieblas que envuelve al Crucificado en el dramático momento del último aliento, son, a nuestro entender, referencias directas al personalísimo estilo que se observa en la obra madura del pintor de Candía. Observamos este mismo influjo en la “Visión de San Jerónimo” del Louvre, obra de las consideradas ejecutada por Borgianni en nuestro pais. (Crucificado con donantes, El Greco, Museo del Louvre. París).

crucificadodeBorgianni2V_caEscasas son las noticias que se tiene del autor del cuadro que tratamos: su estancia en España, documentada hacia 1597, y en lo pictórico, un estilo que va desde la asimilación de las maneras del Greco, a un marcado naturalismo, al modo de Caravaggio, que fue adquiriendo en su madurez en Roma tras su regreso de España.

Este Crucificado del Museo, firmado por el romano en una piedra al lado de la Cruz, es un cuadro que atrae, que sobrecoge. Es llamativa la idealizada Jerusalem que se contempla en el lienzo, resuelta por el pintor a la manera italiana: se observan arquitecturas y monumentales ruinas de claro origen clásico, tal vez un mero capricho del pintor o curiosa recreación de su Roma natal, a los que se unen agudos obeliscos y zigurats coronados por ídolos, que terminan por conferir cierto aire oriental a la urbe recreada. Gusto por pintar ruinas que parece una constante en este pintor, pues las observamos en su “San Carlo Borromeo” de la romana Iglesia de San Carlo alle quattro Fontane. Sin duda, fue un excelente pintor que de haber vivido más años, figuraría entre la lista de los grandes maestros italianos. (Crucificado. Horacio Borgianni. Museo de Cádiz).

detalle_BorgianniH_cadiz

(Detalle de la Jerusalem del Crucificado de Borgianni).

Pelayo Quintero en el “Boletín nº14, Museo de Bellas Artes, 1930”, nos comenta que: “Se desconoce exactamente la fecha de su nacimiento, que parece ser fue en Roma por los años de 1595 a 98, haciendo su primer aprendizaje en la Academia de Roma, con un hermano suyo escultor. Vino a España siendo un muchacho y asistió a algunos talleres, practicando el grabado al agua fuerte, al mismo tiempo que la pintura…

Crucifixion_Prado_Realizado para el retablo de doña María de Aragón. Se encuentra en el Museo del Prado de Madrid.

El cuadro de Cádiz, procede del antiguo convento de la Trinidad de Madrid, desde dónde fue enviado a este Museo siendo Director General de Instrucción Pública, D. José de Cárdenas. Mide 2´40 de altura por 1´70 de ancho y está firmado con las letras H. B. en forma que firma otros de sus cuadros y grabados”.

En el Cátalogo del Museo Provincial de Bellas Artes de Cádiz, Madrid 1964, su director Dr. César Pemán y Pemartín nos asegura que lo más importante de este cuadro es la patente influencia del Greco, más evidente que en ninguna otra obra de su autor. (El Greco. Crucifixión realizada para el retablo de Doña María de Aragón. Museo del Prado. Madrid).

Nos encontramos, pues, ante tres obras pictóricas de primer orden, y además, bien conservadas. Y considerando que la Ciudad de Cádiz debe apostar por el tan en boga hoy en día, turismo culto, bien podría resaltarse como uno de sus reclamos, este curioso y bello itinerario al que hemos titulado “El Triángulo Cretense”.

(Miguel Ángel Castellano Pavón)


Acciones

Informacion

Una respuesta a “151. EL TRIANGULO CRETENSE. Un recorrido artístico por tres obras maestras del patrimonio gaditano”

29 01 2010
Ignacio Moreno Aparicio (20:21:41) :

Interesante paseo artístico por Cádiz de la mano de Miguel Angel Castellano

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>