Gente y habitantes de Cadiz » 201.- SANTIAGO DONDAY. Fraguando el cante

201.- SANTIAGO DONDAY. Fraguando el cante

20 03 2010

portada-VSantiago Sánchez Macías ha sido uno de los grandes del flamenco, figura histórica del cante de Cádiz, una personalidad irrepetible que nos dejó en mayo de 2004. Nacido en 1932, un 11 de enero, fue bautizado en la Catedral vieja y muy pronto comenzó a trabajar en la fragua paterna, en el barrio de San José, muy cerca del cementerio. En la fragua, en un local de la familia Sánchez Rodríguez, cosario de Puerta Tierra, aprendió el cante a compás de sudor y trabajo. Sus padres, Seis Reales y María la Sabina también cantaron por derecho los antiguos aires flamenco. La sangre del mítico siguiriyero jerezano Farrabú, su tío abuelo, alimentaba el incipiente cante de Donday que ya con doce años formó una minúscula compañía con Conchita Aranda y Cascarilla, haciendo giras por la Cuesta de la Jabonería. Entonces Santiago tenía un nombre artístico con raíz en el Matadero: El Cohete. La voz de aquel niño rompió en un eco afillao y flamenquisimo, precioso. Aficionados y artístas nunca han dejado de reconocer la belleza del rajo de Donday. (El recordado genio del cante, en una de sus últimas actuaciones. A la guitarra, otro artista que siempre tuvo gran devoción a los cantaores gaditanos y que apostó por Santiago: Paco Cepero).

Morrongo-VCon esa cuna, con esa sangre vieja regando sus venas, con esa escuela de la fragua y con la tradición flamenca de Cádiz mamada en los adoquines del barrio, por fuerza tenía que surgir un genio y llegar a las máximas alturas del flamenco. Pero Donday, que se había licenciado cum laude en el arte flamenco en las aulas de El Mentidero oyendo a Rosa la Papera y a Antonio Guerrero nuca quiso dar el paso a profesional, prefirió la seguridad del trabajo en la fragua escarmentado en cabeza ajena, según contaba, de algunos cantaores que habían terminado en la miseria en aquellos difíciles años: “Antes casi todos los que vivían del cante se morían de hambre en una esquina. Yo lo tenía seguro” dijo. En casa doce hijos que alimentar le irían dando la razón. (El disco “Morrongo”, la gran obra final de Santiago Donday, colofón de su trayectoria y un verdadero tesoro para los aficionados al flamenco).

puroyjondo2-VContumaz, renunció a muchas ofertas, incluso una ya legendaria del marido de Concha Piquer, el matador de toros Antonio Márquez. Pero como el decía, de vez en cuando se quitaba la tizne y se iba de juerga, a los cuartos. Comenzó un culto secretista a su figura, de aficionados muy cabales y su figura, la pureza de su cante y los viejos sonidos y estilos que afloraban de su garganta fue cobrando un relieve singular. En su madurez por fin, comenzaron sus contadas actuaciones en público, escasas apariciones televisivas y circulaban como alhajas cintas y vídeos de Santiago. Por fin un disco, en 2003, “Morrongo”, poco antes de su muerte. (Otra de las huellas del cante de este artista fraguero, dueño de una de las voces más flamencas de la historia del cante gaditano).


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>