Gente y habitantes de Cadiz » 029. JOSÉ RUIZ CALDERÓN. Pepe Manteca.

029. JOSÉ RUIZ CALDERÓN. Pepe Manteca.

29 09 2009

joseruiz_manteca1_cadiz

“Tengo que levantar mi copa  por la familia y por los amigos. Con ellos he llegado a lo que soy hoy. Yo soy un hombre que he andado unos cuantos caminos en esta vida. Quise ser torero, emigré a Alemania, hice viajes como gallero a América, fui dependiente y tuve establecimientos propios que no me fueron bien. Ya por fin me establecí aquí, en Casa Manteca, en este almacén y aquí sigo con mis amigos, que me han ayudado mucho”.

manteca_carnaval_cadiz

Pepe Manteca con ‘El Masa’ y ‘El Peña’, en un Carnaval por el Corralón del Carro.

Pepe Manteca nació en 1934 en el barrio de la Viña, en la calle Lubet esquina a la Palma, donde su padre tenía un almacén de ultramarinos. “Creo que fui el primer niño, o el segundo, que se bautizó en La Palma, ya  que a esa iglesia la acababan de hacer parroquia”.  Cuando Pepe tiene muy pocos años, su padre, Lorenzo Ruiz Manteca, se traslada a la calle Libertad, esquina a Desamparados, enfrente de la plaza de Abastos, para hacerse cargo del almacén ‘El nuevo mundo’. En ese ambiente del mercado transcurren los primeros años de Pepe Manteca. Allí se aficiona a los gallos de pelea, a jugar al toro y a escuchar a los flamencos. “ Yo no quería ir al colegio. Yo quería torear con los chiquillos, espatarrarme. No quería estudiar, me gustaba pasear los gallos, darles de comer y estar en la calle”.

pepemanteca_torero_cadizMANTECA Y LOS TOROS.

El padre de Pepe, un montañés de Tesanillo, era gran aficionado a los toros y al flamenco. Puso su empeño en que su hijo fuera torero y lo llevó a la escuela taurina que había en la calle Mateo de Alba. El director de la escuela era Manuel Jiménez Chicuelín, de Córdoba,  y de profesor figuraba  Sebastián Suárez Chanito. Junto a Manteca asistían a la escuela, entre otros, los hermanos Villodres, Manuel Irigoyen, Antonio Pica, Servando Muñiz y Chano Rodríguez.

Después de debutar con la Escuela Taurina, Manteca inicia un largo recorrido por los pueblos de la provincia. Becerradas y tientas acompañado de otros jóvenes aficionados de Cádiz. Lorenzo Ruiz mantenía gran amistad con el ganadero Sánchez Ibargüen y Pepito pasa largas temporadas en la finca ‘Las Posadas’, donde comienza a aprender el oficio. Manteca cuenta con su propia cuadrilla. Pacorro, El Aceitunero y Manuel Jiménez Chele lo acompañan en sus actuaciones por la provincia.

Por fin decide marchar a Madrid para ser un torero importante. Comparte pensión con Miguel Mateo Miguelín, Manuel Bernedo Bojilla y Manuel Leytón el Coli. Pero ser torero es muy difícil,  “Esa es la profesión más difícil del mundo. Llegar a torero es más difícil que llegar a Papa. Hay que tener un barril lleno de sabiduría y unas gotas de suerte”. Pepe alterna las corridas por los pueblos de la provincia de Madrid con el ejercicio de algunas profesiones para ganarse la vida.

manteca_terna_cadiz

Pero cuesta mucho trabajo abrirse camino en el mundo del toro y la afición de Pepe comienza a flaquear. La vida cada día era más difícil y el dinero más escaso. “No sabía que inventarme para que mi padre me mandara dinero a Madrid. Le llegué a decir que me había partido los dientes y que necesitaba dinero para el dentista. El hombre, ya aburrido, me dijo: Mira Pepito, mándame una foto con los dientes partíos que no me lo creo”.

Dos tremendas cornadas, en Pedro Muñoz y Valdepeñas, acaban con su deseo de ser torero. “Qué difícil ser torero. Qué difícil es dar ese pasito adelante, que tú sabes que el toro se arranca. Y la gente te dice: ¡Pónsela!, ¡bájale la mano! Y tú que soñabas con un Mercedes y un cortijo, cuando está delante ya no quieres ni Mercedes ni cortijo. Tú lo que quieres es irte de ahí y tener un trabajo normal como todo el mundo. Eso es verdad. Qué dificil”.

manteca_joven_cadizREGRESO A CÁDIZ.

De regreso a Cádiz comienza a trabajar en un almacén de su padre en la calle de la Rosa. En poco tiempo, la simpatía y amabilidad de Pepe hace que cuente con una magnífica clientela, “pero no me sabía administrar. El dinero hay que saberlo tener y yo en esa época no sabía tenerlo. Todo el dinero de la caja creía que era mío. En poco tiempo el almacén estaba vacío y nada más que quedaban unas cajas de Avecrem, pero vacías, porque el interior lo había vendido. Juanele, el carnicero, decía: Pepe no tiene más que tintura para los gallos”.

Novio de May Fabrellas, Manteca decide emigrar a Alemania para juntar un dinero y poder casarse. Hace el viaje con Ignacio Vinaza. Se coloca en un hotel cerca de Hamburgo. Pero no se adapta,  “Yo a Alemania no vuelvo ni de vacaciones. Pelaba patatas, limpiaba zapatos, todo, pero al lado de la calefacción. !Qué frío! Me volví para España”.

De regreso a Cádiz, Pepe se instala en la calle Sopranis, en un establecimiento al que denomina ‘Bar Manteca’. Allí consigue de nuevo otra gran clientela. Era un bar que frecuentaba Aurelio Sellé, Camarón cuando era un chiquillo, Rancapino, y muchos de sus actuales amigos, Javier González Santiago Maganda, Nino Rodrigo, Alejandro Delgado, Fernando Ortiz. Pero Manteca, se aburre y decide  traspasarlo y colocarse de guarda en el Matadero.

manteca_otero_orgambides_cadiz

Pepe Manteca flanqueado por dos de los autores de esta página, José María Otero (y autor de esta nótula) y Curro Orgambides.

Tres años aguantó Pepe en el Matadero. Noches interminables pendientes de que no se colasen los aficionados para torear el ganado palurdo que entraba en ocasiones. Hasta que su hermano Joaquín, empleado en la bodega Agustín Blázquez, consigue que Antonio Blázquez lo lleve de cajero a Isecotel, que acababa de abrir sus puertas en el Paseo Marítimo.

manteca_curro_burgos_cadiz

Pepe Manteca, atento a dos buenos clientes, Antonio Burgos y Curro Romero.

manteca_carlosherrera_cadiz

Un hijo de Pepe Manteca, atendiendo al periodista Carlos Herrera.

SAN FELIX ESQUINA Y VUELTA CON EL CORRALÓN DE LOS CARROS.

Pero Manteca tampoco está tranquilo. Encuentra la oportunidad de hacerse cargo del almacén de su padre en la calle San Félix esquina al Corralón y no lo duda. Al principio le costó mucho trabajo sacar la tienda adelante. De nuevo los amigos se vuelcan con Pepe y éste, ya casado y padre de familia, comienza a administrarse. La tienda comienza a ir bien y los parroquianos suben como la espuma. La simpatía de Manteca y su buen estar detrás del mostrador hace que en pocos años Casa Manteca sea uno de los lugares más frecuentados de la ciudad.

DE GALLOS POR MIAMI.

Los toros y los gallos han sido las grandes aficiones de Manteca. Ha sido exportador de gallos de pelea a América y durante varios años viajaba con los gallos a Miami. Pepe no olvida nunca cuando fue detenido por el FBI en el aeropuerto de Miami. “Creí que me moría. Me llevaron a un cuarto para interrogarme porque habían encontrado unas medicinas en el equipaje. Creían que era droga y se trataba de medicina para los gallos. Y yo venga a dar voces y a decir que era para los gallos, para los kikirikis…hasta que vino el intérprete y todo se aclaró. Lego me hice amigo del policía y nos fuimos a tomar unos vasitos”.

pepemanteca_madelman_cadizHoy, con 75 años, Pepe Manteca sigue acudiendo diariamente a su tienda, aunque al frente del negocio está su hijo Tomás. “No puedo quejarme. No he triunfado como torero, pero sí he triunfado en la tienda y en la vida. Tengo una familia extraordinaria. Mi mujer, May, es una monstrua. Sin ella ya me hubiera ido al carajo hace veinte años. Me ha ayudado mucho, aunque yo también he puesto lo mio. Mis hijos, Pepito, Tomas y Carmen, son extraordinarios y mis nietos me vuelven loco. Ahora me gusta mucho irme los fines de semana al campo, a uno que tengo en Chiclana,  y estar allí tranquilito, con mis gallinitas y mis palomos. Me gusta tomar un vasito con mis amigos, pocos porque el ‘cintrón’ no me deja , y charlar de todo. Por mi tienda vienen muchos políticos y famosos. Viene Curro Romero, Carlos Arguiñano, El Cid, Carlos Herrera y miles más. Pero yo trato a todo el mundo por igual. Mis amigos Curro y Chotin me han hecho una biografía ‘Escrito con tiza’ que fue un éxito total y está agotada. Así que aquí sigo en mi tienda a disposición de todos de ustedes. (En la ilustración, una caricatura fotográfica del Diario de Carnaval, de Diario de Cádiz). (Textos: José María Otero).


Acciones

Informacion

3 respuestas a “029. JOSÉ RUIZ CALDERÓN. Pepe Manteca.”

30 09 2009
jose antonio barberi (23:37:16) :

Yo fui chicuco con su padre Lorenzo Ruiz Manteca, me mandaba su padre a cuidar el negocio de Pepe en la calle Rosa por que tenia que ir al medico y en realidad se marchaba a las peleas de gallos, de vergüenza era el recibir a las clientas y pedir azúcar y no tener, café y lo mismo,cuando volvía me decía pepe no le digas nada a mi padre.

6 10 2009
Vecino del Corralón (19:34:03) :

La mantequereía de la calle San Felix es la mejor de to Cai, pero su fundador le tiene que decir a los niños que bajen un poco los precios, que el papel encerado no ha subido de precio ni le han repercutido el IVA, que parece que las lonchas de embutido empapante las sirven en vajilla de Limoge (Francia). A Pepe, con todo mi afecto.

31 01 2011
ramon el cutre (10:11:03) :

los precios son un poco caro. haber si lo bajas. recuerdo ak nono de cai que es un currante

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>