Gente y habitantes de Cadiz » 216.- PARA QUE LA GENTE VENGA A CÁDIZ. La primera cartelería turística

216.- PARA QUE LA GENTE VENGA A CÁDIZ. La primera cartelería turística

9 04 2010

pic-c1-54252Antiguamente la palabra no era “publicidad”, se decía “Artículos para reclamo” y el principal era el cartel. En la ciudad se utilizaba el cartel para todo tipo de anuncios y avisos, incluso hay una calle del pasquín, tal vez en alusión a esos pliegos que se pegaban en tiendas y esquinas para avisos: venta de artículos, embarques y salida de mercancías, sorteos, desfiles procesionales y cultos. Y las inevitables esquelas, que o bien se repartían a mano las de pequeño tamaño o se encolaban en las paredes de templos o calles de mucha circulación antes de que se hiciera común el uso de publicarlas en el periódico. Todavía hoy en muchas poblaciones sin diario se pegan esquelas en las paredes. Una típica muestra de cartel de los años cuarenta del siglo pasando, anunciando las bondades del verano gaditano, Todavía las figuras,  pese a estar en nuestra calurosa playa, tapaban buena parte de su anatomía, como corresponde a la época.

pic-c1-54253En Cádiz a los carteles de toros, que se conocen y conservan desde el siglo XVIII, se les llamaban “papeletonas”. Es el típico ejemplo de affiche publicitario español. Una veraneante, a la soleada luz gaditana, ante un fondo de regatas en un atrayente mar para el paseo marítimo, estampa de un cartel para atraer visitantes a nuestra ciudad.

Esquelas, papeletonas, carteles de navegación… las paredes de la ciudad han servido para reclamo y avisos para los vecinos. En nuestras calles se veían pegados a las paredes bandos, algunos famosos en los pronunciamientos declarando el estado de guerra. Todavía hoy se conserva la antigua costumbre de dar a conocer los cultos religiosos de esa manera.

pic-c1-54254En el siglo XVII, cuando el papel y la imprenta eran objetos de lujo, bandos y ordenanzas locales se anunciaban con un vocero. Cuenta Guillermo Boto que el vocero de la ciudad en torno a 1660 era un esclavo que tenía marcadas en la mano, a fuego, las armas municipales. Por fortuna el cartel todo lo soporta y sustituyó a los esclavos voceros y muñidores. Un eslogan que hizo fortuna: “La mejor playa del sur”. Todo un hallazgo publicitario que perdura hasta nuestros días.

Nadie diría que carteles de espectáculos tan cotidianos en nuestra ciudad hace apenas 30 años como el toreo y el flamenco, llegarían a convertirse en piezas de museo o al menos en objetivo de la curiosidad del gaditano. Curiosamente así ha sido y se han expuesto, por ejemplo en 1997,  tesoros de nuestra cartelería en el Baluarte de La Candelaria. Se conservan carteles que anuncian figuras legendarias del toreo en Cádiz en los últimos cien años o de cuadros flamencos como los de Caracol o Antonio Molina. Más fugaces han sido los de propaganda política, que proliferaron en los ochenta y que por fortuna hoy son meramente testimoniales en las campañas electorales, que eligen medios más eficaces y sobre todo más limpios.

pic-c1-54255Hace cien años fue famoso el cartel mural del centenario de la Constitución de 1812 -único motivo taurino que realizó el pintor Abarzuza- con la riqueza tipográfica y artesanal de la imprenta y estampa gaditana. Desde los carteles de ricas orlas de la época romántica con grabados a la madera y las cromolitografías hasta las cuatricomias más modernas, pero con el aroma artesanal perdido hoy con la eficacia de los offsets, macs y otras hierbas,  se conserva un abanico de la evolución del affiche en la imprenta local. La pena es que no se puedan tocar las texturas, papel reservado a los cuidadores. Niel, la Litografía Alemana, la tipografía de Olea, la imprenta de la Revista Médica, Repeto, La Gaditana y demás fueron los grandes centros artesanales que han dejado la historia de Cádiz en formato de gran papel. Carreras de caballos ante el horizonte del Campo del Sur con la skyline gaditana. Una mujer refinada y cosmopilita disfrutando cómodamente de las excelencias de la ciudad: la mejor imagen para el Cádiz de un años después de la gran tragedia de la explosión de 1947.

pic-c1-272433Hoy recordamos los primeros carteles publicitarios para reclamar a los forasteros las bondades de Cádiz como centro turístico o de fiestas del verano o del Corpus. Los primeros fueron los que en la época del alcalde Valverde anuniciaban la Velada de los Ángeles, cartelería que se prolongó hasta entrado el Siglo XX. También se vendía la playa familiar, que igualmente disfrutaban chicos y grandes. Nilos como los de este cartel: más felicidad imposible: pelotas de playa, castillos de arena y saladas diabluras que se encajan bien. Eso sí, castos bañadores y la debida protección de la gorra de plata para el sol. Atractivos irresistibles para un buen padre de familia.

Pero la gran época del cartel de reclamo turístico gaditano fue la que comenzó en los años cuarenta del siglo pasado. Apareció esa imagen de ciudad de veraneo que se vendió eficazmente.

Desde entonces triunfó el cartel en Cádiz: para el carnaval, para la Semana Santa y para todo tipo de acontecimientos. Raro es el mes en que nos e produce una presentación de un cartel. Estos que publicamos hoy forman parte de la historia, y fueron pioneros.


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>