Gente y habitantes de Cadiz » 229. LA CAÍDA DE LA ESTATUA DEL AVE FENIX. El tiempo pasa volando.

229. LA CAÍDA DE LA ESTATUA DEL AVE FENIX. El tiempo pasa volando.

22 04 2010

fenix 3

Fotografía actual de la figura, de 1.300 kilos de peso, del Ave Fénix tomada desde la azotea del dificio de la avenida del Puerto.

A las cuatro menos veinte de la tarde del 11 de mayo de 1979 se precipitó contra la calzada la figura que corona el Edificio Fénix. La imagen del ave y el efebo, de 1.300 kilos de pesos, cayó desde una altura de 50 metros. En su caída dañó la marquesina de la parada de la línea de autobuses, así como unos de los autobuses, el 141, que hacía el trayecto San Juan de Dios-Puntales, cuya matrícula era CA 7751, y en el que se encontraban doce personas que no sufrieron ningún daño.

fenix1De auténtico milagro se salvó Manuel Varela, inspector de la compañía, que estaba cambiando una bombilla del piloto trasero que se había fundido del autobús, precisamente por la parte en la que cayó el ‘gran pájaro’. El inspector relató que sufrió un pequeño golpe en la pierna debido a los cascotes que le rebotaron tras el impacto. Unos de los testigos que se encontraba en el interior del vehículo señaló que “creía que había caído una bomba”. Fue tan grande el estruendo que las monedas para el cambio se desparramaron al dar una de las alas en el autobús. Otros de los ocupantes apuntó que ese día fue su cumpleaños y que había vuelto a nacer. Según algunos testigos presenciales, el Ave Fénix llegó a planear en su caída antes de estrellarse. Como no podía ser menos el Ave Fénix renació de sus cenizas. El 13 de mayo de 1980, un año y dos días después de que cayese la inmensa figura, ante la curiosidad de muchas personas se alzaba el Ave Fénix con el efebo hasta el pedestal en una espectacular grúa hasta la azotea donde quedó convenientemente fijado.

“Estoy vivo de puro milagro”.  Han pasado 31 años y Francisco Gómez Martínez , conductor de unos de los autobuses que se vieron afectados por la caída del Ave Fénix, recuerdó como si fuera ayer todo lo sucedido aquel 11 de mayo de 1979.

fenix3

Francisco Gómez Martínez, chófer de autobús, en 1979.

“Nos salvamos por décimas de segundo”, comenta el chofer del autobús que hacía la línea San Juan de Dios-Loreto.”Recuerdo que ese día hacía un fortísimo temporal de Levante y afortunadamente no había casi nadie a esa hora por las calles, aproximadamente las cuatro y media de la tarde. Cosas de la vida, el mal tiempo provocó que los usuarios de los autobuses esperaran en el interior de los vehículos y no en la marquesina que quedó destrozada tras el impacto. La figura cayó entre el autobús que yo conducía y el de la línea San Juan de Dios-Puntales, el número 144, que llevaba mi compañero José Lozano Romero. Fue un auténtico milagro”, rememoró Francisco. Las personas que se encontraban en el interior del vehículo no sufrieron daño alguno. Tampoco el inspector de la compañía que se encontraba, en ese mismo momento, reparando uno de los pilotos traseros. “El Fénix se desplomó a unos centímetros del Inspector Manuel Varela. A los pocos minutos del accidente acudieron los bomberos y la policía, siendo retirada la figura. La Policía Municipal desvió el tráfico”, contó al Diario. (D.J.P.).


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>