Gente y habitantes de Cadiz » 253. CERÁMICAS HOLANDESAS EN EL CÁDIZ DEL XVIII.

253. CERÁMICAS HOLANDESAS EN EL CÁDIZ DEL XVIII.

16 05 2010

Estos paneles cerámicos holandeses excepcionales en su composición y tamaño se encuentran en el Hospital de la Caridad de Sevilla, pero estuvieron en Cádiz hasta la época de la desamortización en la que el pintor Virgilio Mattoni, los trasladó a Sevilla. Pertenecen al grupo de aquellas obras artísticas que estuvieron presentes en el Cádiz del XVIII y que de una forma u otra desaparecieron de nuestra ciudad.

1598c

El Hospital de la Caridad de Sevilla alberga en su interior infinidad de tesoros artísticos. Conocidos son los famosos cuadros de Valdés Leal y de Murillo y es que para la ejecución del mismo se contó con los grandes artistas del momento, para el retablo mayor se contó con Bernardo Simón de Pineda y las esculturas corrieron a cargo de Pedro Roldán.

La labor de azulejería es merecedora también de detenido estudio, baste contemplar la imponente “fachada retablo”, con retablos cerámicos del siglo XVII, debidos probablemente a la mano de algún pintor vinculado con la Academia de Pintura fundada por Murillo. En el acceso al patio existen dos azulejos, uno de los cuales representa al venerable Miguel de Mañara (firmado en la fábrica de Montalván) y otro se basa en temas heráldicos. Pero nuestro artículo se va a basar en un pequeño estudio de los siete paneles de azulejos que hoy día se encuentran en el patio del Hospital, con escenas del Antiguo y Nuevo Testamento, y los diversos cambios de ubicación que han sufrido desde su ejecución a finales del siglo XVII hasta nuestros días. Este detalle es muy importante porque en muchas fuentes se da por sentado que los paneles cerámicos fueron ejecutados originariamente para el Hospital de la Caridad. Nada más lejos de la realidad.

La colocación de las piezas en el Hospital es relativamente reciente, pues estaríamos hablando de mediados de la decáda de los años 60 del pasado siglo. Estas representaciones que fueron realizadas en Holanda, casi con toda probabilidad en Delft, fueron concebidas para ser colocadas en el gaditano convento de los Descalzos, que se ubicaba en el lugar en que hoy se encuentra el mercado de abastos y fueron donadas en 1690. Allí permanecieron por espacio de casi dos siglos, pues en fecha 21 de septiembre de 1868, se decide por la Junta Revolucionario el derribo del Convento al objeto de “convertirlo en mercado y plaza pública y así dar trabajo a la clase trabajadora”.

foto0848

Convento de los Descalzos de Cádiz (en primer término). Fotografía de 1867, publicada en el Diario de Cádiz, el martes 9 de septiembre de 2008. P.53, ilustrando el artículo de Rafael Garófano, titulado “Cádiz entre los cosmoramas de Salzburgo. El Museo de Salzburgo expone una inédita e impresionante vista de 1867″.

Tras ser retirados del convento, los paneles habrían sido llevados a Sevilla por D. Virgilio Mattoni, pintor sevillano de la segunda mitad del siglo XIX, formado en la Escuela de Bellas Artes local, de la que luego sería director, quien los instalaría en su casa sevillana de la calle San Gregorio. A su fallecimiento en 1923 la casa pasa a ser propiedad del Marqués del Saltillo, ganadero de reses bravas, y cuando éste muere los paneles fueron adquiridos por D. Ignacio José Vázquez de Pablo, quien los instalaría en su casa de la calle Muñoz y Pabón. Allí se encontraban en el año 1959, año en que Simoes publica su libro “Carreaux céramiques hollandais au Portugal et en Espagne” del que hemos extraido los devenires de los citados azulejos desde el derribo del Convento gaditano(1). Tras adjudicar su autoría al taller de pintor de Amsterdam Willem Van der Kloet, los califica de alto valor artístico, a la altura de los de Nazaré de Madre de Dios y aún más antiguos. Por su parte Rainer Marggraf atribuye estos paneles al pintor Jan Van Oort (2).

Consultada la obra “Semblanza Histórica de la Hermandad de la Candelaria” (Sevilla, 1996), escrita por Martín Carlos Palomo García (3), leemos en su índice onomástico que D. Ignacio José Vázquez de Pablo, igualmente labrador y ganadero de reses bravas como el Marqués de Saltillo, perteneció a esta Hermandad, vivía en una casa señorial cercana a la iglesia de San Nicolás de Bari, en calle Muñoz y Pabón, 18. Era hermano además de la Santa Caridad, por lo que a su fallecimiento, acaecido en Sevilla el 22 de octubre de 1961, destinó su herencia a ésta Institución. Este es el motivo de que los paneles cerámicos fueran a parar al edificio del Hospital, donde serían colocados poco tiempo después, como antes se dijo. Podemos calcular con mucha exactitud que a mediados de la década 1960. En el inmueble de la calle Muñoz y Pabón 18, propiedad de D. Ignacio J. Vázquez, fueron colocados todos los paneles hoy existentes, así puede contemplarse en las ilustraciones del libro de Simoes ya citado. También existe huella del paso de las piezas por este domicilio en la fototeca del Laboratorio de Arte de la Universidad de Sevilla, en la que aparecen estos magníficos retablos aludiéndose a la propiedad de D. Ignacio.

Los azulejos, debido a los cambios de emplazamiento han sido objeto de roturas y deterioros, si bien las buenas restauraciones emprendidas sobre los mismos, hacen que hoy día se contemplen en un buen estado.

Como dato complementario, diremos que la casa de calle Muñoz y Pabón 18 albergó a la muerte del Sr. Vázquez de Pablo el Centro Español de Nuevas Profesiones y desde el año 2006 el Hotel Petit Palace, estando rotulado el espacio público como Plaza de Ramón Ybarra Llosent desde el año 2007.

Estudio iconográfico y simbológico

Se trata de un conjunto de siete paneles cerámicos, realizados en color azul cobalto y distribuido en los patios en los que tienen ubicación junto a sendas fuentes de plantas octogonales, en cuyo interior se levantan pedestales; sobre los que pueden observarse esculturas de La Fe y de La Caridad, obras que fueron ejecutadas en Génova y que se pagaron en 1682, año en que finalizaron las obras de esta parte del Hospital.

Los siete paneles cerámicos representados son:

foto0808

Moisés y la serpiente.

foto0809

Jonás y la ballena

foto0810

Sansón y los filisteos

foto0811

El Sacrificio de Isaac

foto0812

Jesús Nazareno ayudado por Simón de Cirene

foto0813

Calvario

foto0814

La Resurrección.

Los cuatro primeros pertenecen al Antiguo Testamento y los otros tres al Nuevo Testamento.

Alfredo García Portillo. http://www.retabloceramico.net/articulo098.htm


Acciones

Informacion

Una respuesta a “253. CERÁMICAS HOLANDESAS EN EL CÁDIZ DEL XVIII.”

16 05 2010
Javier Hidalgo (13:24:16) :

Me gustan, en particular el del calvario. Enhorabuena!

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>