Gente y habitantes de Cadiz » 298. RAFAEL BALLESTER. La aportación del Trofeo Carranza al fútbol mundial.

298. RAFAEL BALLESTER. La aportación del Trofeo Carranza al fútbol mundial.

30 06 2010

Desde que se produjo la unificación de las reglas del fútbol allá por el año 1863, cuando los partidos de eliminación directa llegaban al final del tiempo reglamentario con tablas en el marcador se disputaba una prórroga con la que tratar de resolver dicho empate. Si transcurrido este tiempo añadido aún persistía el empate en el marcador las reglas dictaminaban la celebración de un nuevo encuentro, el ‘partido de desempate’, el ‘replay’ para los ingleses, el cual se disputaba uno o dos días después, con prórroga si hacía falta. Pero, ¿y si después de alargar de forma tan considerable el tiempo reglamentario de un partido la igualada no se rompía?

En determinados torneos se decidió resolverlos por sorteo, lanzando una moneda, eligiendo entre dos papeletas (ganadory perdedor), etc. Así ocurrió en la Eurocopa de 1968, donde Italia superó a la Unión Soviética mediante el lanzamiento de una moneda.

Ballester_Asamblea-1

Ballester interviene en una asamblea del Cádiz C.F.

En torneos de corta duración, como el trofeo Ramón de Carranza, el partido de desempate era algo impensable y el sorteo era considerado muy injusto. Por ello, desde las primeras ediciones del Carranza se trataron de encontrar alternativas, así en la edición de 1958 quedó establecido en el reglamento del torneo que en el caso de finalizar la prórroga con empate, se adjudicaría la victoria el equipo que hubiera obtenido menos corner en contra durante la prórroga. Este sistema no era del total agrado de los organizadores por lo que en la edición de 1962 se le encomendó al aficionado cadista Rafael Ballester, encontrar una fórmula más justa y ecuánime.

Tras darle muchas vueltas, Ballester ideó el siguiente procedimiento: Un equipo lanzaría cinco penaltis, para a continuación hacer lo mismo el rival. Se proclamaría vencedor quien mayor número de penaltis anotara. En caso de nuevo empate, habría una nueva tanda de cinco lanzamientos hasta decidir al vencedor.

No hubo que esperar mucho, en el encuentro final de aquel trofeo Carranza de 1962, Barcelona y Zaragoza llegaron a los 90 minutos reglamentarios sin que se moviera el marcador. Seguidamente se disputó la prórroga. Muy pronto, a los tres minutos, Marcelino anotaba para los maños, pero Cayetano Ré igualaría el marcador para el Barcelona casi llegando al final de la prórroga. Por vez primera en la historia del fútbol se iba a aplicar la fórmula de Rafael Ballester para decidir el campeón de un torneo.

El delantero maño Duca, tuvo el honor de ser el primero en ejecutar y hacer gol en una tanda de penaltis. A continuación Seminario y Yarza marcaron, pero Lapetra y Santamaría fallaron. Por Barcelona Benítez y Cayetano Ré anotaron los dos primeros lanzamientos, mientras Camps y Cubilla fallaron los suyos, para finalmente un presionado Gracia conseguir el empate.

Ballester_Penalti-2

Un lanzamiento de pena máxima desde los 11 metros.

Se afrontó una segunda tanda en la que los azulgranas convirtieron los cinco lanzamientos. El Zaragoza inició de nuevo su turno con Duca, pero en esta ocasión el delantero no tuvo igual fortuna lanzando el penal fuera, proclamándose campeón el Barcelona del trofeo `Carranza´.

Rafael Ballester trasladó a la FIFA su idea, prometiendo ésta estudiarla en el futuro. Pero fue un arbitro alemán Karl Wald, quién la hizo suya en 1970 y la trasladó a la Federación Alemana de Fútbol, que tras mucha reticencia la aceptó, para posteriormente hacerlo también la FIFA y la International Board.

El primer campeonato importante resuelto de este modo fue la Eurocopa 1976 entre Checoslovaquia y Alemania Federal. Checoslovaquia venció en la tanda de penaltis, con el célebre penalti de Antonín Panenka. En un campeonato mundial la primera tanda de penaltis fue en el Mundial de España 1982. En semifinales, Alemania Federal eliminó de este modo a la Francia de Platini. En 1994, en Estados Unidos, por vez primera se decidió un campeonato mundial mediante este procedimiento, Brasil se impuso a Italia tras el recordado fallo de Roberto Baggio.

Pese a que la paternidad de la idea del gaditano Rafael Ballester está más que demostrada, internacionalmente el reconocimiento se lo ha llevado injustamente el alemán Karl Wald, que ha sido hasta felicitado recientemente por el presidente de la FIFA, Joseph Blatter. El presidente del Cádiz C.F. Antonio Muñoz, supo hacerle un reconocimiento a nivel local en el verano de 1995 nombrándole pregonero de la cuadragésima primera edición del trofeo Ramón de Carranza. El fútbol mundial aún está en deuda con Rafael Ballester.

Por Juan Sevilla. Revista Oficial del Cádiz C.F. “Nuestro Cádiz”


Acciones

Informacion

Una respuesta a “298. RAFAEL BALLESTER. La aportación del Trofeo Carranza al fútbol mundial.”

30 06 2010
Ignacio Moreno Aparicio (09:39:59) :

Trabajador infatigable, honesto empresario, ciudadano solidario, digno hijo de su padre, gaditano ejemplar y amigo de todo el mundo.

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>