Gente y habitantes de Cadiz » 056. ILDEFONSO MARQUÉS CLAVIJO. Cincuenta años en el Diario.

056. ILDEFONSO MARQUÉS CLAVIJO. Cincuenta años en el Diario.

26 10 2009

Ildefonso_1cadiz

“¿Has leído el último libro sobre Queipo de Llano?. ¿Leíste en el suplemento de El País el reportaje sobre el Opus Dei? ¿Tienes el libro de los últimos días de Alfonso XIII?”

Lo primero que llama la atención de Ildefonso Marqués es su capacidad y dedicación a la lectura. Después, su cultura y conocimientos históricos. Pero al final, cuando uno lo conoce mejor, será su natural bondad y sencillez lo que más impacte de este hombre nacido en 1936 en Villamartín y que lleva toda una vida dedicado al Diario de Cádiz.

“Mi afición a la lectura nació en Villamartín. Mi padre, que apenas tenía medios para salir adelante, me buscó dos profesores para que me enseñaran las primeras lecturas. Eran dos hombres buenos. Uno, un aviador republicano que malvivía en mi pueblo. El otro, un falangista de la primera hora que decidió apuntarse al bando perdedor cuando finalizó la guerra.”. “Después, muchos años más tarde, sería Federico Joly Höhr el que me contagiara la afición a la lectura. Federico leía de todo y a enorme velocidad. Me prestaba libros y me orientaba en las lecturas.” (En la imagen, Ildefonso tras recibir de manos del Ministro Rubalcaba, la medalla al Mérito al Trabajo, en Diputación).

Ilfonso_2cadiz

Los primeros tiempos de la fotomecánica.  Antonio Perea, Paco Castillo, Paco Rosales e Ildefonso Marqués.

Ildefonso llegó a Cádiz con catorce años. Su padre había decidido trasladarse a Cádiz en busca de mejores salidas para sus hijos. “En Villamartín, no teníamos futuro. Yo tenía muchas hermanas y de seguir allí terminarían sirviendo en alguna casa, y yo trabajando en el campo. Mi padre había escuchado que en la Zona Franca de Cádiz había muchas ofertas de trabajo y nos marchamos para allí”. Se instalan en una casa situada en los extramuros, en las inmediaciones de la parroquia de San José. Afortunadamente, un maestro armero de Villamartín tenía amistad con unos fotograbadores que estaban montando unos equipos en el Diario de Cádiz. Esos técnicos consiguen que el joven Ildefonso, apenas un niño, entre a trabajar en la calle Ceballos. Era 1951, una época en la que se sabía la hora de entrada a un periódico, pero no la de salida.

Ilde_3cadiz

En los talleres de la calle Ceballos, en 1969, José González, Ildefonso Marqués, Luis ‘Sandrini’, Aragón y Fernando Plaza. Agachados, Pedro Consiglieri, Enrique Gómez, Paco Camino y Luis Alberto Balbontín.

Empieza a trabajar en el fotograbado del Diario, utilizando unas técnicas novedosas que dejan impactado al joven Ildefonso. Después de un tiempo, el dueño del diario, Federico Joly Díez de la Lama, decide que Ildefonso perfeccione su técnica en el Instituto Hidrográfico de la Marina. Allí pasa una temporada como aprendiz y coincide con Antonio Marrufo, de Segundo y Rosita, y con Luis Momblona.

De vuelta a la calle Ceballos, Ildefonso, sin dejar el taller, comienza a colaborar con Administración. “Concha Grela me llamaba para que hiciera algunas gestiones. Poca cosa. Ir a Correos, realizar algunas gestiones en los bancos y algún que otro asunto, pero me ganaba algún dinero extra, que era lo que necesitaba.”

Ildefonso_4cadiz

En la nueva rotativa llegada a Cádiz con motivo del centenario del Diario. Pepe Joly Palomino, Ildefonso Marqués y José González Soto.

“Me pasaba el día entero en el Diario. En el taller terminábamos a las cinco o seis de la mañana y yo a las nueve ya estaba en Administración haciendo gestiones. Tenía tanto sueño acumulado que me quedaba dormido cuando salía con mi novia Margari a pelar la pava. Pero no había más remedio, si uno quería salir adelante”.

Y salió adelante. A costa de muchos sacrificios, que ya tiene olvidados. Años en los que Ildefonso renunciaba a sus vacaciones para poder percibir algún suplemento económico y atender a sus numerosos gastos familiares.

Ildefonso_5cadiz

Equipo de fútbol del Diario, Chano, Pérez Sauci, Plaza, Luis Nieto, Jesús, Joaquín, Hilario, Federico Joly, Zapata, Moya, Curro y Pepe Pozo.

Ildefonso comienza y no para de contar anécdotas del Diario. De los tiempos del plomo, cuando los cortes de electricidad eran frecuentes y las máquinas quedaban paradas. Del desembarco de las grandes bobinas en la calle Ceballos, con el tráfico cortado y los guardias municipales dando prisa. De los ‘duendes de la imprenta’ con errores que costaban llamadas desde el Gobierno Civil. De la censura, cuando había que ir a llevar las pruebas al corrector y éste se encontraba en alguna casa ‘no recomendable’.

Ilsdefons_6cadiz

Administración de Diario de Cádiz. Ildefonso Marqués, Mario de la Cerda, Nicomedes Prieto, Concepción Grela y Pedro Jiménez-Mena.

Y sobre todo, anécdotas y recuerdos del personal del Diario. De Paco Camino, que acaba de fallecer, de Pepe González, el regente de talleres. De la familia Maciá, de Cepillo, que estaba perseguido por sus ideas políticas. De Fernando Fernández, un genio del periodismo que dejó escrito un artículo para el día de su fallecimiento, de Balpiña, de Augusto Delkader, de Martín Ferrand y su afición a los filetes de hígado. De Antonio Perea y Pepe Pozo. Y de Federico y Pepe Joly, “formaban un equipo perfecto. Pepe con las cuentas y la visión empresarial. Federico en los talleres y en la redacción, pendiente de todo”.

“No pongas nada triste, que también lo ha habido. Solamente cuenta que lloré de verdad el día que cerramos Ceballos. Pero no lloraba por el Diario, ni por romanticismo. Me acordé de los que ya no estaban con nosotros”.

Poco a poco, Ildefonso se fue abriendo camino en el Diario. Del chico del fotograbado a jefe de publicidad y adjunto a la Dirección General. “Más mérito que yo ha tenido mi mujer, Margari. Yo estaba todo el día en el periódico, pero ella era la que se encargaba de los niños y de la casa. Y lo ha hecho de manera excepcional, sin ella nada hubiera sido posible”.

Ildefons_7cadiz

Nombramiento de hijo adoptivo de Villamartín, en el Centro Cultural San Francisco, con Alfonso Perales,  José Joly Martínez de Salazar, Marita Rufino, José Joly Palomino, Javier Moyano y Tomás Valiente.

Cuando se acerca el final de su vida laboral empiezan a llegar los reconocimientos de toda una vida dedicada al trabajo y al Diario. Villamartín los nombra hijo predilecto y el ministro Alfredo Pérez Rubalcaba le impone en al Salón Regio de la Diputación la más que merecida Medalla del Trabajo.

Ildefons_8cadiz

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, entrega a Ildefonso Marqués la Medalla del Trabajo en la Diputación Provincial.

¿Y tus hijos, Ildefonso?. Y en la siempre sencilla mirada de Ildefonso se aprecia un legítimo orgullo. “Son unos fenómenos. He tenido con ellos enorme suerte. Juan Manuel quiso ser periodista, pero le pedí que estudiara Química y terminó perfectamente. Luego pude mandarlo a hacer los cursos de El País y hoy es subdirector general de Publicaciones del Grupo Joly. Margari está trabajando en la Junta de Andalucía. Alfonso hizo Pedagogía y es doctor en Sociología, y Raúl hizo Biología y acaba de hacer un master en Medio Ambiente en Sevilla”.

Ildefon_9cadiz

Ildefonso Marqués, rodeado de los antiguos trabajadores de Diario de Cádiz.

Cuando uno está a punto de salir del despacho de Ildefonso oye su voz, “déjate de historias. Después nos vemos en La Cepa Gallega que te voy a dejar un libro sobre los generales de Franco”.


Acciones

Informacion

Una respuesta a “056. ILDEFONSO MARQUÉS CLAVIJO. Cincuenta años en el Diario.”

26 10 2009
Jesús Cuesta Arana (13:18:11) :

Una buena persona y una persona buena. La vida entera entregada a su gente querida y a su “Diario”. Su sencillez-jamás desmentida-no está reñida con su apabullante ilustración. ¡ Qué pena que por mor del “dichoso” tiempo -el que escribe- no haya echado más y mayores ratos para aprender con el entrañable Ildefonso! Por su vida y su obra se lo merece todo.

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>