Gente y habitantes de Cadiz » 110.- MIGUEL POLANCO LÓPEZ. Para el arte, “Pelón de Cádiz”

110.- MIGUEL POLANCO LÓPEZ. Para el arte, “Pelón de Cádiz”

19 12 2009

pelonvertical_cadizTaurino y chófer de toreros Miguel Polanco López, para el arte el “Pelón de Cádiz”, es uno de los últimos taurinos de las hornadas de la desaparecida plaza de toros de Cádiz y cónsul de los gaditanos en Madrid, donde tiene su residencia, manteniendo la gaditanìa como bandera. (Miguel Polanco López, gaditano afincado en Madrid y enamorado de la “bendita bohemia”, en la plaza de San Francisco).

Vinculado al mundo del toro como chofer del matador Julio Aparicio, no olvida sus iniciales tiempos de torero, cuando muchos gaditanos todavía soñaban con cortijos y salidas a hombros por la puerta grande de Las Ventas, llevando una vida aventurera que marcó un estilo de existencia que El Pelón califica como la “bendita bohemia”.

Miguel explica el origen de su apodo: «Lo de pelón me viene porque me cogieron toreando en el matadero antiguo de Cádiz cuando chico y el castigo que me dio la benemérita institución fue pelarme. Allí mismo me pegaron dos o tres trasquilones. Me tuve que pelar al cero, era la época de los Beatles y todo el mundo se dejaba el pelo mientras que yo iba de pelón por la vida». En aquellos años los aficonados de Cádiz que querían ser toreros, y muchos de San Fernando, toreaban por la noche las reses palurdas destinadas a carne. Un carburo para alumbrar la faena y una muleta, eran las únicas armas de aquellos aguerridos maletillas, entre los que se encontraba Miguel Polanco.

Pelonespaña_cadiz

(Una verónica al aire del pelón de Cádiz a la sombra del monumento a las Cortes y Sitio de Cádiz en la plaza de España).

Y sigue de pelón por la vida, lo pone debajo de su nombre en su tarjeta de visita y así lo conocen en España, Francia, Portugal, Venezuela, Colombia y México, teatro de sus bohemias andanzas: «En Cádiz la mayoría de la gente se hacía torero en el matadero. Era el único sitio que había. De hecho ibamos a los tentaderos pero en el matadero matábamos el gusanillo en cualquier época del año. Habiendo luna, sobornábamos al guardia». Hoy Miguel sigue acudiendo a los tentaderos y no pierde la ocasión de dar unos muletazos a las becerras, con ese inefable toque de arte antiguo de los toreros gaditanos.

pelondedicada

(Polanco al natural, con el inefable estilo de los toreros hechos en la Casa de Matanza de Cádiz).

Pero no todo era el romanticismo del torerillo, la luna y el toro enamorado: «Ibamos varios al matadero: José Figurita, Falingui, algunos Aibar, José Rebujina… muchos. Una vez, una noche muy oscura José Rebujina, Platerito y yo, antes de saltar la tapia del matadero vimos a la Guardia Civil y nos quedamos clavados sin podernos mover. Cuando amaneció, eran dos borricos. Con las orejas tiesas, nos creímos que eran los tricornios». Y el ganado: «Lo que había eran toros y vacas viejas, que sabían… era muy duro”.

pelonvertical2Recuerda Miguel una anécdota: “En el Mesón de Sancho conocíamos mucho a Angel Luis Román, que tenía una vaca que le sacaba los paquetes de Craven A del bolsillo a los ingleses. Fíjate lo que sabía la vaca. Era una vida muy dura, ibamos a vendimiar a La Rioja, a Laredo a descargar cajas de anchoas, a la remolacha, a los tentaderos de Salamanca… Allí había un convento donde nos daban de comer pero solo una vez al día… no veas como salíamos de allí». (Manolo Aibar, Pelón de Cádiz y Juan Macías, presidente de la Peña Canales Rivera: ¡Buen cartel!)

Hasta que llegó la oportunidad: «Mi debut fue un verano del 64, en una novillada de promoción sin picadores, en Cádiz y de noche. Me puso Ricardo de la Fuente. Di una chicuelina mirando al tendido muy buena, en el centro del ruedo. La gente pegó un clamor, un óle y ya me quedé y le pegué tres o cuatro mirando al tendido. Las bautizaron como las chicuelinas pelonas . También fue el debut de sangre de este torero gaditano: «Me fuí al centro del ruedo y lo cité con la mano izquierda. El novillo se me paró a dos metros. Lo ví y me dije este me la va a dar mortal y lo llamé otra vez. El novillo estaba muy fuerte, le habían puesto un par de banderillas nada más. Pero yo tenía muchas ganas de ser torero y me daba igual. Lo llamé y encima le adelanté la pierna y por la pierna izquierda me metió el pitón en el muslo y a la enfermería con Don Ramón Julia y Don Evelio Ingunza».

pelontienta1

(Polanco tentando en la finca “La Herrera” de Julio Aparicio padre. El pie de foto lo pone él mismo: “para que veas que el que tuvo retuvo. El arte es el arte).

Toreó en Cádiz dos más y un festival: «En ese festival le formé un lío al becerro. Le corté las dos orejas y salí a hombros». Pero hubo un cúmulo de circunstancias para que dejara de torear: «Aquella cornada me restó bastante, la primera en la frente en mi corta vida taurina. Luego me fui a la mili, tuve problemas en casa con mi padre enfermo y seis hermanos así que me fuí a trabajar. Además cerraron la plaza y allí entrenábamos y aprendíamos a base de ver entrenar a los que iban a la plaza. Manolo el conserje nos guardaba los trastos y de ver a Chano Rodríguez con la muleta nos orientábamos de lo que era el toreo y cada uno desarrollaba lo que llevaba dentro. Cuando cerraron la plaza, nos perjudicó». Fueron los náufragos de aquel terrible hundimiento que dejó a la ciudad sin una de sus más antiguas señas de identidad.

Antes El Pelón había toreado en Madrid, en Vista Alegre: “Mi apoderado Perico La Frasca había conseguido una carta de recomendación de don José María Pemán para Luis Miguel Dominguín, que era el dueño de la plaza de Vista Alegre, donde los Lozano daban los festejos de La Oportunidad. Me pusieron en el cartel, pero yo estaba malo con fiebre de dormir en los pajares y me encontraba fatal. Apenas si lanceé al novillo cuando un espectador de estos de Madrid con toda la guasa del mundo me gritó ¡Que no has toreado con el capote, a ver si te vemos con la muleta! y yo le dije ¡Pues te vas a quedar sin verme porque yo me voy¡ y me dejé el novillo vivo. Los Lozano le decían a Luis Miguel Dominguín, ¿Y este es tu recomendado? y Dominguín se partía: Para mí esto es mejor que si hubiera cortado las dos orejas, ¡Esto es Cádiz! un caso».

pelontienta2

Pero no acabaron las aventuras de este viñero criado en la plaza de San Juan de Dios que debutó de luces muy pequeño en el colegio lasaliano con un toro de mimbre. Más bien ahí empezó todo: «Me hice camionero y luego fuí conductor de artistas. He sido el conductor en tiempos de rodaje de Gerard Depaerdieu, Marlon Brando -hasta me metía en los arcones para verlo rodar-, Angela Molina, Fernando Sancho y otros más. He llevado pescado, he conducido el camión de la basura en Madrid. He estado muchos años con Felipe Campuzano… “fíjate que una vez en el teatro de Maracaibo en un concierto suyo se fue la luz. Ni bambalinas, ni cenitales, ni candilejas. Yo me busqué una linterna grande y lo iluminé mientras tocaba. Me decía Felipe que era el concierto más romántico de su vida. En México ví una negra que se puso blanca: fue Olga Guillot. Ibamos en el ascensor del rascacielos de la Petromex y se estropeó en el piso cincuenta y tantos: no veas como se quedó la Guillot».

Oir al Pelón es como si uno leyera a Quevedo versión Cádiz: «La carretera me ha ayudado mucho en consonancia con lo que más me gusta que es el toro. El toro y la carretera es riesgo, y el riesgo me gusta. Yo en la carretera he estado con el pescado que es riesgo porque hay que exponer, hay que correr. Lo que más me gusta es el arte en todo y soy atrevido… mi vida es un cúmulo de esa bohemia bendita».

Cada vez que viene a Cádiz mira la vida con sus amigos a través del cristal de un catavino con Solera 1847, a gusto recordando a toreros como Julio Aparicio. «Estuve de chofer con Julio Aparicio, un figurón del toreo. Lo veo torear y me vuelve loco porque por encima de todo tengo una gran amistad con él. Es un torero que entiende la vida igual que el toreo». Para el futuro un deseo: «Que hagan la plaza de toros multiusos en Cádiz cuanto antes. Desde Madrid he peleado por eso». Y si la vida volviera atrás, «No me hubiera quitado el traje de torero ni para ducharme». (Francisco Orgambides).


Acciones

Informacion

Una respuesta a “110.- MIGUEL POLANCO LÓPEZ. Para el arte, “Pelón de Cádiz””

25 12 2009
flamenquito (11:08:00) :

no es justo hablar de recuperacion de la fiestas de navidad y villancicos cuando los pioneros fueron los miembro de la peña la perla dirigidos por enrique franco que fue el que promociono los grupos de villancicos
ya nadie se acuerda y para ser justo lo del cesar para el cesar

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>