Gente y habitantes de Cadiz » 026. FRAN GÓMEZ. Un joven gaditano diferente.

026. FRAN GÓMEZ. Un joven gaditano diferente.

26 09 2009

frangomez1_cadizLos chavales gaditanos aspiran a ser de todo de mayor: profesionales, artistas, trabajadores, delantero centro del Cádiz, servidores de intereses públicos. De todo, pero solamente hay uno que sueña con ser matador de toros, una ilusión que mantiene desde los cuatro años: Francisco Antonio Gómez  Fariñas, para el arte Fran Gómez.
Hijo y nieto de aficionados, de una familia oriunda de Medina, se crío en San Antonio y La Viña, donde en la calle Belén vivían sus abuelos, él un popular taxista gaditano. Desde muy pequeño soñaba con ser torero y en las corridas de El Puerto, una vez terminado el festejo, no era raro ver a un minúsculo Fran acompañando a algún torero en su salida a hombros, o fascinado mirando a la puerta de chiqueros esperando que algun día saliera su toro.

En la plaza de La isla en la liga de becerradas de las escuelas taurinas andaluzas, fue la primera vez que toreó en público, recién cumplidos los catorce años, aunque acudía desde cuatro años antes al Aula Taurina de San Fernando donde practica con el maestro Antonio Pérez en lo que hoy es “Escuela Taurina Rafael Ortega”.
Gaditano de la calle de la Torre, acudía al Liceo de San Fernando y tras las clases no fallaba un solo día a su cita en la vieja plaza de toros isleña, donde entrenaba con tesón con la afición de Cádiz esperando mucho de él. Ya se le había visto la ilusión en fiestas privadas, en algunos tentaderos organizados por Juan Reyes o el Club Taurino de Cádiz contando con los miembros de la Gestora pro plaza de toros multiusos en Cádiz como sus partidarios más incondicionales.

frangomez4_cadiz

A sus compañeros de colegio ni se les ocurría elegir ese futuro de palmas y luces: “–Me decían que yo estaba majara, que a ellos ni se le ocurría ponerse delante de un becerro”. Pero buena parte de sus amigos con los que jugaba en la plaza de San Antonio, El Palillero y la Plaza Falla y con los que compartía baño y ahogadillas en La Caleta comprobaron desde el tendido como el sueño se iba haciendo realidad en un chaval que hasta perdía los viajes de estudios para poder torear. Fran Gómez  tenía claro su futuro desde que muy chico acudía con su padre a los tentaderos de la ganadería de Camacho, en Medina: “–Quiero ser figura del toreo”, y si no llega bromea diciendo que tampoco le importaría jugar en el Cádiz ya que el fútbol y el equipo amarillo son sus otras pasiones, enseñando orgullosos su carnet de socio, poniendo por delante de Pavoni o Dani Navarrete a Enrique Ponce o César Jiménez, dos de sus toreros favoritos.

frangomez3_cadiz

Fran entrenaba con los futbolistas del Cádiz e incluso cuando salía a hombros llevaba la bufanda con los viejos colores cadistas y siempre fiel a su estilo: “–Entre el toreo de arte y el de pelea con los toros me quedo con el artístico”. Joaquín Sabina escribía “torero en Cádiz” como sinónimo de lo imposible; hoy eso puede cambiar. Fran siguió su aprendizaje taurino y se matriculó en la escuela de tauromaquia de Jerez con el magisterio del torero jerezano Antonio Lozano. Y destacó entre los alumnos de las escuelas, sumando muchas novilladas, apareciendo en los festejos de televisión y avanzando poco e poco sin perder los estudios. Fran comentaba hace poco que no sabe lo que es un botellón, del colegio a la escuela taurina, de la escuela a los tentaderos, de los tentaderos a las novilladas sin caballos, acumulando un importante palmarés. En Naveros, en la finca “el Grullo”del ganadero gaditano Joaquín Núñez del Cuvillo entrena todo lo que puede y después de torear en muchas plazas, entre ellas Sevilla en tono triunfador, alcanzó su sueño de debutar como profesional, toreando una novillada sin caballos en El Puerto, el pasado 15 de agosto. Fran cortó una oreja y la tertulia taurina “El Monasterio de El Puerto” lo ha premiado como el mejor novillero del verano portuense.

Pero sin perder los estudios, criado en el esfuerzo, en estos días se matricula para la Universidad, donde espera graduarse en la especialidad de Magisterio en Educación Física.  Un chaval diferente y una muestra de que en Cádiz todavía hay quienes sueñan con lo imposible. Y detrás una familia que acepta la vocación de Fran, que lo apoya y que sufre con las naturales lesiones de quienes quieren dedicarse a una profesión peligrosa. Su padre Francisco, muy popular en la ciudad donde lleva muchos años trabajando en la Compañía de Tranvías de Cádiz a San Fernando y Carraca, le acompaña, desde un discreto segundo plano.

frangomez2_cadiz

En Cádiz parece raro, pero ha pasado, ver en un escaparate céntrico el traje de luces que va a estrenar o un traje corto, nada de piconero, sino del campo andaluz, expuesto también entre la curiosidad local. Hasta toreó en su ciudad en 2005 en un intento de recuperar los festejos perdidos de Corpus. Otra imagen insólita fue verlo en la plaza de San Juan de Dios, toreando de salón, en un festejo soñado con alumnos de escuelas. Tal vez algún día, este gaditano, mueva al público y consiga que la ciudad recupere su ambiente taurino. De momento es ya profesional, pero sigue siendo un chaval distinto, que sueña con lo imposible. (Textos: Francisco Orgambides).


Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>