Gente y habitantes de Cadiz » TOROS PROVINCIA

TOROS PROVINCIA

torosenlabahia_de_cadiz
En la imagen, interior de la Plaza Real de El Puerto.

publi_gentede_cadiz

TOROS EN LA PROVINCIA

por Francisco Orgambides.

INDICE DE ARTÍCULOS.

001. JOSÉ JIMÉNEZ NONDEDEU, ‘REBUJINA’. De Cádiz a Venezuela en una vida azarosa.
002. GEOGRAFÍA TAURINA DE CÁDIZ (I).
003. GEOGRAFÍA TAURINA DE CÁDIZ (II).
004. GEOGRAFÍA TAURINA DE CÁDIZ (y III).
005. LA TERNA A HOMBROS EN LA CORRIDA DE TOROS DE FERIA DE SAN MIGUEL 2009 EN ARCOS DE LA FRONTERA.
006. ALCALÁ DE LOS GAZULES RINDE HOMENAJE A LOS MALETILLAS.


plazadetoros_1862_panoramica_cadiz
En la imagen, exterior de la Plaza de Toros de Cádiz de 1862.

oo6. Alcalá de los Gazules rinde homenaje a los maletillas

El maletilla forma parte del paisaje y del paisanaje de Alcalá de los Gazules desde siempre”, ha recordado el alcalde, Arsenio Cordero en la presentación del “Homenaje Nacional al Maletilla” que organizado por la Peña Amigos del Camino se celebrará en Alcalá de los Gazules entre el 30 octubre y el 1 de noviembre.

maletillas1_cadiz

El alcalde de Alcalá de los Gazules, Arsenio Cordero, presentando el homenaje a los maletillas junto a los responsables de la organización.

“Tengo la imagen de un joven, o de un hombre, llamando a la puerta… y mi madre, que le ofrecía un bocadillo, como hacían en todas las casas de Alcalá, en el corazón de la Ruta del Toro, que estaba acostumbrada a recibir a esos muchachos que soñaban con la gloria de ser toreros. Por eso, la posibilidad de reunir a medio centenar de maletillas y de que se hable de Alcalá de los Gazules en toda España durante unos días, merecen el apoyo que esta iniciativa de la Peña Amigos del Camino ha encontrado en todas las instituciones”, ha añadido el primer edil alcalaíno.

Por su parte, el presidente de la entidad organizadora, Rafael Crespo, y el coordinador del homenaje, Juan Manuel Rodríguez González, Juan Ulloa, han dado a conocer el programa, que contará con la presencia de numerosos personajes del mundo taurino.

alcalagazules_cadiz

El blanco caserío de Alcalá de los Gazules, que fue capital de los maletillas en el planeta del toro.

El viernes 30, a las 20.00 horas se inaugura una exposición en el Centro Cultural Santo Domingo, donde tendrán lugar las actividades del sábado día 31, que se inician a las 10.30 horas con un saludo del cronista Luis Rivas. A las 11.00 horas, Juan Manuel García Candón, presidente de la tertulia “Cambio de Tercio”, moderará el coloquio “Del Maletilla a las Escuelas Taurinas”, con la presencia anunciada de los matadores Andrés Vázquez y José Antonio Ruiz Espartaco; Eduardo Ordóñez, presidente de la Asociación de Escuelas Taurinas de Andalucía; Curro Conde, empresario y apoderado, y Juan Cabañas, Jefe de Servicio de Juegos y Espectáculos de la Delegación de Gobernación de la Junta de Andalucía.

A las 12.00 horas, el ganadero y rejoneador Álvaro Domecq Romero hablará de “El Toro Bravo”. El coloquio posterior será moderado por Jerónimo Roldán Rosa, de Onda Jerez y contará con la presencia del matador Francisco Ruiz Miguel y de los ganaderos Lucas Carrasco Romero y Marcos Núñez Coronel. A las 13.30 horas se abordará “El Reglamento Taurino y su aplicación práctica”, por parte de Macarena Bazán, directora general de Juegos y Espectáculos de la Junta de Andalucía; Anabel Moreno, presidenta de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, y el veterinario Agustín Díaz Pérez. El coloquio será moderado por el cronista taurino de Diario de Cadiz y Diario de Jerez, Francisco Orgambides.

cuestamaletillas_cadiz

Jesús Cuesta Arana, artista que ha realizado el diseño del monumento al maletilla que se erigirá en Alcalá de los Gazules.

Las actividades del sábado por la tarde se trasladan a la sede de la peña Amigos del Camino, con una gala de clausura presidida por el Consejero de Gobernación, Luis Pizarro, en el transcurso de la cual se presentará la maqueta del monumento al maletilla, obra del artista alcalaíno Jesús Cuesta Arana.

El domingo, en la finca Montebajo, de los hermanos Núñez Coronel, tendrá lugar un tendadero a la antigua usanza y un almuerzo campero que pondrán el broche final a las actividades organizadas por la Peña Amigos del Camino que cuentan con la colaboración de la Diputación Provincial de Cádiz, la Delegación de Gobernación de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Alcalá de los Gazules,  y el patrocinio del Consorcio Zona Franca de Cádiz, Unicaja, Cajasol, Fundación Persán y la ganadería de Marcos Núñez, entre otras entidades

oo5. La terna a hombros en la corrida de toros de Feria de San Miguel 2009 en Arcos de la Frontera.

En la corrida de toros de Feria de San Miguel en Arcos de la Frontera se han lidiado seis toros de Martelilla, el segundo con el hierro de Casa de los Toreros, de correcta presentación, nobles y manejables, destacando cuarto y quinto, con duración y recorrido. Manuel Díaz El Cordobés, cuatro orejas; Alejandro Amaya, dos orejas y oreja; César Girón, dos orejas y oreja. Por lo demás La tarde tuvo una temperatura espléndida.

torosarcos1_1Buena tarde de toros la celebrada en la del  sábado 3 de octubre en la plaza portátil instalada en Arcos de la Frontera con motivo de la Feria de San Miguel. Tarde de calurosa temperatura y ambiente festivo. Piso de plaza en perfectas condiciones, lo que se agradece mucho en una plaza portátil. Tres cuartos de plaza cubiertos y toros bonitos para una terna de toreros de distinto corte que hicieron disfrutar a un público cariñoso gracias a su entrega y disposición absolutas. (En la foto el torero de Arganda del Rey Manuel Díaz “El Cordobés” en un derechazo en la plaza instalada en Arcos, con el caserío de la localidad al fondo).

Manuel Díaz El Cordobés comunicó con el público desde que se bajó de la furgoneta de cuadrillas, fue muy simpático, cariñoso, amable con todos…, pero además se hartó de torear a sus dos toros de manera ortodoxa hasta que llegó la traca final con ranas y desplantes. Pero hay que destacar el gran toreo con la mano izquierda al segundo de su lote, un gran toro al que Manuel lo cuajó magníficamente al natural con verticalidad y mucha quietud. Anduvo bien con la espada y se llevó un total de cuatro orejas de un buen lote de Martelilla.

torosarcos3_ cadizAlejandro Amaya reaparecía tras la grave cornada sufrida en Baza que le atravesó el muslo. No estaba el torero al cien por cien, anduvo mermado, pero tiró de raza para no hacer ni un mal gesto de dolor que buscara la complacencia del público. Tuvo momentos de mucha calidad y temple en su primero, otro buen toro de Martelilla con las fuerzas justas. Se tiró muy recto a matarlo de verdad y le recetó una estocada en todo lo alto que le valieron las dos orejas. El quinto también fue un buen toro en el que Amaya bordó el toreo al natural. Muletazos de seda, de toque suave y largo mando, de torera planta, gusto y de raza de quien se viste de torero con el muslo abierto para volver a jugarse la vida delante de un toro. Pudo ser la faena más completa y artística de la tarde, pero la espada, que se le fue muy trasera, le privó de cortar la segunda oreja. (En la imagen el torero mexicano Alejandro Amaya que puso profundidad y largura en su toreo y que cuajó, tal vez, lo más importante del festejo, con el quinto de la suelta).

torosarcos4_cadizMala suerte tuvo el sevillano César Girón porque a sus manos fueron a parar los dos toros con menos posibilidades de un buen encierro del ganadero jerezano. Su primero tuvo calidad pero le faltó fuerzas, se vino pronto abajo y comenzó a defenderse y puntear el engaño cuando tocaba las telas. Girón dejó detalles de torero de buen corte, corriendo la mano con gusto en los primeros compases de la faena. Mató muy bien y desorejó a su enemigo. El sexto fue el que más se paró, tuvo poco recorrido y utilizó sus justas fuerzas para defenderse. Como toda la corrida, fue noble y al menos le permitió al sevillano meterse entre los pitones y pegarse el arrimón. Su esfuerzo fue premiado con una oreja del que cerró plaza. (Junto a estas líneas el torero sevillano César Vargas Girón, torero de dinastía, nieto dél venezolano César Girón e hijo del rejoneador Antonio Ignacio Vargas).

Al final del festejo, una muchedumbre se agolpaba en la puerta grande de la plaza para vitorear a los toreros en su salida triunfal. Hay que agradecer a la empresa Ribera Taurina su esfuerzo por hacer las cosas bien, sin duda la mejor manera de resucitar a la afición de la zona. (Información de Eduardo Duarte)

oo4. GEOGRAFÍA TAURINA DE CÁDIZ (y III).

(Continuación). Diversos parajes de la ciudad han sido escenarios de la la lidia desde hace varios siglos. Hasta veinte espacios se han dedicado al toreo en Cádiz en los últimos cuatrocientos años:

12. Plaza de toros de los Campos Elíseos
Próxima a la Segunda Aguada, se inauguró en 1868, el 15 de agosto, con una corrida de novillos. Era capaz de albergar unas 3.000 personas y en ella actuaron aficionados. Y esto ocurrió siempre así, hasta el punto de que en una ocasión la autoridad ordenó suspender un festejo por pretenderse lidiar dos toros que eran impropios para aficionados sino más bien para auténticos profesionales. La plaza existió hasta 1872.
En 1871, el domingo 9 de abril, se celebró una corrida de novillos de muerte para la cuadrilla de niños gaditanos dirigida por el diestro Antonio Jiménez “El Malagueño”. En la cuadrilla, Manuel Díaz Jiménez, nieto de Lavi y Antonio Ortega, que luego sería “El Marinero”, hijo de El Lillo. Estos dos diestros tenían 14 años. Los picadores eran Juan Pérez “El Cubano” de 13 años y José Sánchez “El Granadino” de 12. Los banderilleros, Juan Díaz Jiménez “El Habanero”, nieto de Lavi y Juan Ortega “El Sombrerero” sobrino de El Cuco, ambos de trece años. También eran banderilleros Francisco Jorge “Joaniquín” de 12, Rafael Muñoz “Troni” de 11, Francisco Ortega “Paquiro” sobrino de El Cuco de 10 años, la misma edad que Leonardo Amiama “Lillo”. Igualmente figuraba como banderillero Francisco Jiménez “Rebujina” de nueve años, la misma edad que el puntillero: Ignacio Jorge “Bayoneta”.

plazatoros_asdrubal_aerea_cadiz

13. Plaza de toros de Asdrúbal

Fue la primera plaza de la historia de Cádiz que no era de madera. Las obras las inició una sociedad de accionistas gaditanos -Plaza de Toros de Cádiz S.A.– que no pudo ver culminado su objeto paralizándose las obras una vez edificada la tercera parte del edificio. Intervino el Ayuntamiento con el empuje de Ramón de Carranza haciéndose cargo de acciones, terrenos y obra nueva inaugurándose la plaza en 1929. Precisamente, treinta años después, en 1959, se instalaría en la plaza un azulejo a la memoria de aquel alcalde por su decisiva intervención, que posibilitó que la ciudad tuviera una gran plaza de toros.

plazatoros_asdrubal_int_cadiz

El interior de la Plaza de Toros de la actual Plaza de Asdrúbal.

plazatoros_asdrubal_milagroso_cadizEl 30 de mayo de 1929 doble estreno, la plaza y la divisa de la ganadería: Indalecio García Mateos de Córdoba. Los matadores, Valencia II, Posadas y Algabeño. El cartel de la inauguración fue pintado por Francisco Prieto y representa a Paquiro de figura entera con la plaza de toros al fondo. (en la imagen de la izquierda ‘Milagroso’ el primer toro que se lidió en la plaza el 30 de mayo de 1929).

En el coso cabían cómodamente 11.500 personas en tendidos y gradas cubiertas. El 18 de julio de 1967 cerró sus puertas tras un festejo de El Bombero Torero en el que actuó en la parte seria José Yáñez “Figurita”. En la última corrida de toros, el 16 de julio de 1967, Juan Antonio Romero, Paco Camino y El Cordobés mataron reses de Juan Pedro Domecq con un lleno. Era empresario José Belmonte Fernández. El 19 de julio se clausuró la plaza por ruina. A los 17 años, el 15 de mayo de 1976 el Ayuntamiento acordó el derribo total.

14. Un intento de plaza portátil en la Barriada de la Paz
En 1976 Octavio Martínez Nacional quiso montar una plaza portátil en terrenos de la Barriada de La Paz para organizar festejos. Se llegó a medio instalar la plaza pero no obtuvo permiso y hubo gran oposición de los aficionados por estimar que la plaza carecía de categoría para Cádiz

plazatoros_cartel_1993_cadiz15.- Plaza portátil en la Telegrafía sin Hilos
En 1993 y con la organización de Luis Ortega, se instaló una plaza portátil de gran aforo en los terrenos de Telegrafía sin Hilos para recaudar fondos en beneficio de ASPADEMIS, una asociación benéfica de padres de minusválidos psíquicos.
Torearon Curro Romero, Rafael de Paula, José María Manzanares, Niño de la Capea, José Luis Galloso, David Luguillano y Marcos Sánchez Mejías. A caballo abrieron plaza Luis y Antonio Domecq que sustituyeron al anunciado Fermín Bohórquez Domecq que estaba en el cartel pero no toreó porque se lesionó. Los novillos corridos fueron de las ganaderías de Antonio Ordóñez, Santiago Domecq Bohórquez, Marcos Núñez, El Torero, María del Carmen Camacho, Carmen Segovia, Carlos Núñez y Rocío de la Cámara.
El festejo se celebró el 3 de abril de 1993 con la oposición de un sector de aficionados que consideraban que una plaza portátil era denigrante para la ciudad y la lógica postura de ciudadanos contrarios a la lidia.

plazatoros_2005_cadiz

16. Plaza portátil en los Terrenos ociosos de Astilleros
En abril de 2005, con ocasión de las fiestas del Corpus, se celebraron dos festejos en una plaza portátil instalada en los llamados terrenos ociosos de Astilleros, frente al Corte Inglés. Se lidiaron toros de Gavira (de buen juego, destacando el cuarto que fue  premiado con la vuelta al ruedo), para Manuel Díaz “El Cordobés” (dos orejas y dos orejas y rabo), Javier Conde (ovación y dos orejas) y Canales Rivera (dos orejas y oreja). La plaza casi se llenó. El público se retrajo porque el día anterior, en una novillada sin caballos en la que actuó el gaditano Fran Gómez, hubo disturbios ocasionados por grupos radicales opuestos a los festejos taurinos.

17. Toros en el Cuartel de Ingenieros
Alrededor de 1880 se encontraba prestando el servicio militar en Cádiz el que luego sería matador de toros Enrique Santos “El Tortero”, de Sevilla. En el cuartel de Ingenieros de Cádiz se organizó una corrida de novillos y participó el joven sevillano, que brindó la muerte del bicho a su Coronel. Le gustó tanto, que le dio licencia a Santos para continuar su profesión en Sevilla.

18. Toros en el Manicomio de Capuchinos
En los años cincuenta se celebró en el patio del Convento de Capuchinos y Manicomio alguna capea en la que se jugaron vaquillas y becerros.

19. La placita de San Severiano
También existió una venta, nos contaba el fotógrafo taurino José Espinosa Escalante, en extramuros, en San Severiano. Allí había una placita donde toreó su padre en los años veinte.

20. Becerrada en el Castillo de Puntales.
También se dio un festejo taurino en los años cincuenta del siglo pasado en el patio de este castillo. Toreó Enrique Pérez Figuier. (Textos: Francisco Orgambides).

003. GEOGRAFÍA TAURINA DE CÁDIZ (II).

(Continuación). Diversos parajes de la ciudad han sido escenarios de la la lidia desde hace varios siglos. Hasta veinte espacios se han dedicado al toreo en Cádiz en los últimos cuatrocientos años:

teofilogautier7. La plaza del Balón
En el barrio del Balón existía un teatro de títeres ovalados, donde se corrían “novillos de cuatro y seis años y toros de más” según una denuncia que consta en el Ayuntamiento. Era la plaza más peligrosa de España como relata Teófilo Gautier (en la imagen de la izquierda), por su tamaño y por no tener callejón. Funcionó entre 1821 y 1834.

8. La plaza de Capuchinos
Era una placita de becerros y novillos situada junto al convento de Capuchinos. De ella sólo se sabe que su dueño solicitó ampliarla con terrenos del convento, y existió en la primera mitad del XIX, conservándose un cartel de un festejo.

9. La plaza del barrio de San José
En el barrio de Extramuros. Se conoce su existencia porque en 1830 su propietario, el gaditano Blas Domínguez, “propietario de una plaza frente a la Iglesia de San José”, solicitó al Rey que se dedique a escuela de torear dotándola de rentas. La respuesta fue negativa argumentando que ya había una escuela taurina en Sevilla.

3plazacamposur_cadiz10.- La tercera plaza del Campo del Sur
La construyó el arquitecto Juan Daura en 1841. Era de madera, formando un polígono de dieciséis lados, y con la capacidad para 11.092 espectadores. (En la imagen la tercera plaza del Campo del Sur, vista desde la Catedral).
La plaza se llenó con las actuaciones de Paquiro y El Chiclanero. El coso fue objeto de una polémica pública entre Daura y maestros de obras de la época por una cuestión de aforo y el peligro de espectadores que ocupaban la azotea de la plaza para ver las corridas. Los llenos provocados por la presencia de Paquiro dieron pie a rotura de barandas, aglomeraciones y tumultos que acabaron en una discusión en la que al parecer se escondía el fondo de la cuestión: Daura era absolutista y fernandino en una época de predominio liberal. Hasta tal punto llegó la sangre al río que Daura abandonó su puesto de arquitecto municipal y la ciudad.
En todo caso, en 1850, Bedoya en su Historia del Toreo la define como una hermosa plaza de construcción sólida y de buen gusto en la que caben diez mil almas cómodamente. Tenía dos pisos, uno de tendidos y otro de gradas cubiertas. Bedoya las sitúa entre las de primer orden.
Los temporales causaron su ruina en 1855 y era propiedad de un grupo de empresarios gaditanos entre los que se encontraba, en 1841, el padre de Fermín Salvochea, quien por deudas y su discutida gestión, abandonó la sociedad poco después.
Con ocasión de los festejos de esta plaza el secretario del Ayuntamiento, Joaquín de Lara, publicó en la prensa local las primeras crónicas en verso de la historia del periodismo taurino

isabel_segunda_cadiz11. La cuarta plaza de toros del Campo del Sur
También de madera y de doce metros de altura, se construyó a expensas de Ramón Villalba en 1862 en el tiempo récord de 28 días, con la premura de tenerla preparada para la visita a la ciudad de la reina Isabel II. Era capaz de albergar 11.546 espectadores estrenándose el 27 de septiembre de 1862. Se dio la circunstancia de que la reina llegó al festejo inaugural una vez comenzada la lidia, nada menos que en el cuarto toro, por lo que las cuadrillas emprendieron de nuevo el paseillo.
En el cartel inaugural, se lidiaron toros de Romero Balmaseda para Julián Casas “El Salamanquino”, Manuel Domínguez y José Ponce. Fue reparada en 1888 rodeándola de un muro y repintándola. El último festejo fue el 1 de noviembre de 1914, una novillada de cuatro reses de Pablo Benjumea para Sebastián Suárez “Chanito” y José Amuedo. Poco antes de aquel último festejo, el 6 de septiembre de 1914, era herido de muerte en aquel ruedo el novillero aragonés Jaime Ballesteros “Herrerín”, que alternaba con Chanito, José Diaz Domínguez y Amuedo. Almejito, de López Plata, fue el novillo que corneó al torero maño vestido de rosa y oro.

plaza_ext_1862_cadiz

Exteriores de la Plaza de Toros en 1862.

Era el primero de la suelta aquella tarde, le correspondía a Díaz Domínguez y alcanzó a Herrerín al hacer su quite. Fue la segunda y última víctima del toreo en este ruedo. La primera había sido el picador Francisco Cazalla Moreno “Caito” que el 30 de mayo de 1869 actuaba en la cuadrilla de Julián Casas “Salamanquino” cuando fue herido de muerte en la cabeza por el toro “Enamorado” de Joaquín Castrillón. Moriría el 14 de junio siguiente.
La plaza se clausuró porque su estado amenazaba desplome y fue derribada por su entonces propietario Constantino Paredes. Vila Valencia afirma que del derribo salió una gran cantidad de madera que fue adquirida por un funerario.
La plaza había sufrido varios incendios, sobreviviendo a todos. José María Pemán en un recuerdo de la plaza asegura que entre las rendijas de los tablones caía a los bajos una gran cantidad de basura y desperdicios que se acumulaban en una gruesa capa. Bastaba que cayera algún cigarro para que prendiera la basura y entre las tablas asomara una delatora columna de humo durante la lidia. El público, lejos de alarmarse, daba la voz de aviso de fuego con calma y hasta con la inercia de la costumbre y acudía generalmente un acomodador que con un cubo apagaba la candela.

plaza_int_1862_cadiz

Interior de la Plaza de Toros. Concierto en el ruedo.

Otro fuego más enriquecedor de la fiesta comenzó en esta plaza un 22 de agosto de 1912. Fue la primera vez que alternaron juntos Joselito y Belmonte, una combinación que había de repetirse 257 veces. Belmonte no estaba en el cartel, que era un mano a mano de Joselito y Limeño que no podía torear porque estaba cogido. Avisaron al Pasmo por la mañana y compareció por la tarde a torear con su competidor la novillada de Miura.

peman_peque_cadizTambién fue la plaza donde se encerró Joselito por vez primera en solitario, con una novillada de Salas. La encerrona devino, como en el primer mano a mano con Belmonte, impuesta por una cogida de Limeño en Écija. Cortó tres orejas y hubo de protegerle la fuerza pública de la admiración de los aficionados. Se habló mucho de aquel Gallito en Cádiz, donde en el barrio torero de Santa María vivía toda la familia de su madre, una saga de toreros y cantaores, y más tarde compondría Pemán el poema “El sitio de la plaza vieja”.

“Párate aquí, forastera:
y si tienes una gota
-¡una!- de sangre torera,
coge tu lápiz y anota
que una plaza de madera
hubo en este sitio…?Y que
en esa placita fue,
forastera, donde un día
-gloria de la torería,
que recuerdo todavía
y que nunca olvidaré-
se lució tanto José, novillero todavía…”

(Textos: Francisco Orgambides)

002. GEOGRAFÍA TAURINA DE CÁDIZ (I).

Diversos parajes de la ciudad han sido escenarios de la la lidia desde hace varios siglos. Hasta veinte espacios se han dedicado al toreo en Cádiz en los últimos cuatrocientos años:

plaza_sanjuandedios_saqueo_cadiz

1. Plaza de San Juan de Dios, antiguamente Corredera de las Águilas
El primer espacio donde se lidiaron toros en Cádiz de que se tiene noticia hasta hoy  fue la plaza de San Juan de Dios, llamada entonces “La Corredera de las Águilas”. También se le llamó Plaza Real al acoger las fiestas reales de toros y cañas. Un famoso festejo que se celebró en este recinto, hoy vía pública, fue el 5 de julio de 1578, para agasajar al rey Sebastián de Portugal, viajero hacia África para combatir. Precisamente en Marruecos,  encontraría la muerte en la batalla de Alcazarquivir. Las fiestas las ofreció el duque de Medina Sidonia. En 1685 las fiestas las dieron los ingleses, en concreto por la exaltación al trono de Jacobo II de Inglaterra.

plazasanantonio_cadiz

2. Campo de la Jara, hoy plaza de San Antonio
Fue la plaza de Armas y en ella, según la tesis de Guillermo Boto Arnau, se inventó el toreo a pie, dándose el tránsito entre las corridas a caballo y las de a pie, apareciendo en escena los picadores. Acogió festejos hasta 1716. Las corridas allí celebradas sirvieron para financiar construcciones como la de la propia Iglesia de San Antonio y su retablo. Mientras en la Corredera se celebraban las corridas de lidia ecuestre, en San Antonio se daban los festejos con la participación de toreros pedestres. El toril se instalaba en lo que se llamó calle del Toril, hoy Presidente Rivadavia y el lado de sombra, y por tanto donde se instalaban los palcos destinados a los notables, era el de la iglesia de San Antonio. Ello provocó curiosas controversias entre los cabildos de la ciudad y el catedralicio, porque las autoridades daban la espalda a la iglesia y, por consiguiente, al Santísimo.
En las actas capitulares de la ciudad también se recogen incidencias sobre el pleito que mantuvieron las autoridades por el uso de dosel en sus localidades de la plaza.

josecandido_cadiz3. La plaza de toros de San Roque
En 1717 se construyó el que fue primer edificio de la historia de Cádiz destinado a exclusivamente a albergar corridas de toros. Es de los primeros ruedos de España ya que hasta la fecha las corridas se celebraban en recintos cuadrados o rectangulares y las plazas construidas con anterioridad a esta fecha no son redondas. Así se puede concluir que las primeras plazas de toros redondas fueron las de Béjar (1711-1714), Campofrío (1717) y Cádiz, las dos primeras existen hoy. Al parecer el coso salmantino, inicialmente, era rectangular. La redondez del ruedo fue todo un adelanto ya que Sevilla no contó con una plaza hasta 1733 y Madrid hasta 1743.
Sin embargo Adolfo Vila Valencia pensaba que el coso se improvisaba cada vez que era preciso y que se cerraban las bocacalles con gradas apoyadas en los muros del caserío.

primera_plaza_circular_cadiz

En la maqueta del Cádiz Neoclásico, aparece la primera plaza de toros circular.

En este coso alternó Lorencillo, diestro gaditano, y toreó también José Cándido Expósito (en la imagen de arriba), el mulato que pasa por ser una de las primeras víctimas del toreo a pie y del que aún se cuenta que fue hijo de una dama de alcurnia de Cádiz y de su criado antillano, motivo por el que fue expósito en el Hospicio. La plaza existió hasta 1755 y con el producto de las corridas de toros que en ella se celebraron se construyó el Hospicio, la casa de Expósitos y los jardines de La Alameda.

Pepe_Hillo4. La primera plaza del Campo del Sur
Se edificó en 1761. Frente al convento de Santa María existía un terreno baldío, lindero al matadero. Un muladar en el que se arrojaban desperdicios y basuras y que se encharcaba. Se rellenó y construyó una plaza que los investigadores denominan como de  La Hoyanca, tal y como se denominó el vertedero que había existido allí.
En esta plaza se dio la primera competencia taurina de la historia entre el rondeño Pedro Romero y el sevillano Pepe Hillo (en la imagen de la izquierda). Fue la plaza de aquella primera competencia que se refleja en la historia taurina, con la presidencia de la plaza ordenando a los diestros no porfiar en temeridades. Con el producto de las corridas en La Hoyanca se terminó el Hospicio y la Alameda, se sufragó la Cárcel Real y el Hospitalito de Mujeres, se fundó la Academia de Bellas Artes y se renovó la fortificación de la ciudad, una obra para la que se dedicaron ciento veinte corridas de toros. La plaza, ochavada, se derribó en 1790 y está inmortalizada en la monumental maqueta de la ciudad que se conserva en el Museo Municipal

jeronimojosecandido5. La segunda plaza del Campo del Sur
Se construyó otra, en el mismo lugar, en 1792, con el objeto de celebrar doscientas corridas para proseguir el fortificado de Cádiz y su Bahía desde Rota al islote de Sancti Petri. Fue el coso en el que Jerónimo José Cándido (en la imagen de la izquierda) alcanzó un gran relieve y existió hasta 1805, fecha en la que se prohibieron las corridas de toros. Por razones de defensa militar, fue derribada. También estaba construida en madera como buena parte de los grandes edificios del Cádiz de entonces, como el famoso Teatro principal. Todavía hoy se conservan fincas edificadas con pies firmes de madera, como la construcción de aquel coso.

derrumbeplaza_1820_cadiz6. La Plaza Nacional de la Caleta de Santa Catalina.
Se edificó en 1812, a propuesta de las Cortes y durante el sitio francés de Cádiz y era imperfecta y mal trazada. Estaba situada frente al Castillo de Santa Catalina y la inauguró el militar y poeta Francisco de la Iglesia y Darrac. Darrac era un experto en equitación, gaditano y poeta, sus manuales de equitación se han reeditado y estudiado en las academias de Caballería españolas hasta bien entrado el Siglo XX. Darrac se comprometió a equipar un regimiento de caballería con los productos de las corridas de toros. El hermano de este olvidado gaditano, marino de guerra, murió en los combates de independencia de Venezuela.
En esta plaza se despidió del toreo Juan Conde, con 63 años. El vejeriego afincado en Cádiz fue el primer torero del que hay testimonio que salió a hombros de una plaza de toros, precisamente aquella tarde de su despedida.
La plaza se derrumbó en 1820 (en la imagen el cartel del acontecimiento) mientras toreaban Curro Guillén, El Platero y Juan León y se estaba picando el tercer toro de la ganadería de Vázquez. Se hundió un tendido con numerosos heridos y contusos. La autoridad ordenó rematar a balazos los toros que aún permanecían enchiquerados y las detonaciones causaron pánico entre el público, que se aglomeró multiplicándose el número de heridos. El público estaba sensibilizado con la actuación de los soldados ya que unos meses antes, en marzo, los regimientos realistas se sublevaron y asolaron la ciudad causando numerosos muertos. Cuando la tropa comenzó a disparar el público se asustó pensando que se reproducían los disturbios y hubo aún más heridos y contusos por la avalancha de personas huyendo de la zona.
Con permiso de la Regencia, la plaza se había labrado para servir diariamente de escenario de ejercicios de equitación, correr, a lo más, seis novillos que no fuesen de muerte y dar bailes nacionales los días que el gobierno determinase. Según las fuentes era reducida y mezquina y no hubo nunca ni ejercicios de equitación ni bailes. Al construirse las corridas de muerte habían sido abolidas, pero un año después, el dueño de la plaza consiguió que se convirtieran las corridas de novillos en corridas de muerte.  (Textos: Francisco Orgambides)

001. JOSÉ JIMÉNEZ NONDEDEU, ‘REBUJINA’. De Cádiz a Venezuela en una vida azarosa.

Hubo una serie de toreros en la Bahía a quienes les toco vivir en tiempos muy difíciles y que movieron masas: en El Puerto Manolo del Pino, Venturita en Jerez y en Cádiz José Rebujina.

jimeneznondedeu_rebujina_cadizJosé Jiménez Nondedeu “Rebujina” fue un novillero gaditano, otro eslabón en la larga saga torera de los Jiménez. Era sobrino del primer Rebujina, Francisco Jiménez, que fue un gran estoqueador. El propio José Rebujina contaba que su tío se retiró del toreo como consecuencia de una grave cornada sufrida en el vientre en Granada, la misma que siete años después le llevó a la tumba. Lo que sí que era cierto es que era pariente de Aurelio Sellé Nondedeu y de la famosa saga cantaora de los Jiménez “Mellizo”.

Rebujina no era el único torero de la familia en aquella época ya que también torearon sus hermanos Tomás “Rebujina Chico” y Francisco “Pacorro”. El primero no pasó de novillero sin caballos aunque más tarde torearía de subalterno alguna vez con su sobrino Francisco Jiménez Alvarez “Pacorrito”, a la vez hijo adoptivo de Pacorro. Pacorro fue banderillero en varias cuadrillas, entre ellas la de Miguel del Pino, y llegaría a ser apoderado del matador de toros venezolano Bernardo Valencia. José Jiménez nació en Cádiz el 13 de julio de 1909 y comenzó a torear en 1929, temporada en la que sumó diez corridas según cuenta Cossío en su enciclopedia taurina.

Precisamente en el año de su debut, 1929, fue cogido José un 4 de mayo en la plaza de San Fernando, por un novillo llamado “Airoso” de la ganadería de Narciso Darnaude. Fue cogido al entrar a matar y sufrió una cornada en el muslo derecho. Tardó en curar quince días con los cuidados del doctor Servando Amaya. Era su séptima novillada con picadores. La primera cura, en la enfermería de la plaza isleña duró una hora, y Rebujina dije que fue “dolorosísima”. Tan temprana cornada pudo ser clave de la medrosidad que se le achacó siempre, aunque no en su determianción de seguir en la profesión. Su hermano Pacorro, sin embargo, en la misma tarde de su debut en público decidió que lo suyo no era desfilar al frente de las cuadrillas, sino ser banderillero..

Los primeros compañeros de Rebujina fueron Rafael Saco “Cantimplas”, Manuel del Pino “Niño del Matadero”, Leopoldo Blanco, Manuel García “Revertito” o Pedro Carreño. Debutó en Madrid el 21 de septiembre de 1930 con novillos de Sánchez Rico. En aquella ocasión toreó con Juan Valenciano y Pepe Hillo. Cossío lo tuvo por buen torero pero con el sambenito de la medrosidad.. Este torero gaditano tuvo como apoderado en sus primeros tiempos a Enrique Gárate “Limeño”, el que había formado pareja juvenil con Joselito el Gallo, y que en aquellos años finales de la década de 1920 vivía en la plaza del Matute número 4 de Madrid.

plazadetoros2_cadiz

La playa, sin paseo marítimo, al fondo a la derecha, la Plaza de Toros capitalina.

plazadetoros_1_cadiz

La Plaza de Toros de la capital gaditana. “Las plazas de toros fueron al principio unos edificio s modernos, espacio reconocido colectivamente y lugar concurrido por vecinos y forasteros- se convirtieron en una pieza urbana singular, en uno de los primeros exponentes de la expansión urbana decimonónica y, en adelante, factor de revalorización del espacio a urbanizar y referente del mismo.” (B.V.B.)

plazadetoros_plano_cadizRebujina fue uno de los novilleros que toreó en la primera novillada de la flamante plaza de toros de Cádiz, sita en la plaza de Asdrúbal y estrenada en el Corpus de 1929. Fue el 23 de junio de ese año con Julián Hervías como empresario. Los novillos fueron de Ramón Gallardo, grandes y nobles, y dieron un promedio de 216 kilos. Leopoldo Blanco de San Fernando, Rebujina y Manuel del Pino “Niño del Matadero” de El Puerto, fue la terna de la primera novillada. (Ubicación de la antigua plaza de toros de Cádiz en el casco urbano de la ciudad).

La presentación de este torero, de azarosa vida, en Sevilla fue el 7 de julio de 1929, en una corrida a la que acudieron los infantes y los marinos ingleses del “Eagle”. De Cádiz cuentan las crónicas que asistieron 500 personas. En aquellos años los novilleros de la Bahía movían mucho público y las empresas montabas espectñaculos para ellos. Rebujina alternó en Sevilla con Cantimplas y el americano Sidney Franklin frente a novillos de Peñalver. Sidney Franklin viviría después en España y fue muy amigo de Ernest Hemingway. Se dice que lo que sabía de toros Don Ernesto se lo había enseñado aquel torero estadounidense.

Para Don Criterio, cronista taurino de “El Liberal” de Sevilla, la labor del gaditano hubiera lucido más con otra clase de ganado, aunque se le vieron deseos. Lo cierto fue que repitieron al de Cádiz para el siguiente día 22, con novillos de González Nandín y uno de Sotomayor y con Cantimplas y Chalmeta como compañeros de cartel. Esta vez Rebujina volvió -según Don Criterio- a demostrar deseos, aunque al hacer un quite en el cuarto fue cogido, pasando a la enfermería de la que salió poco después para estar valiente en el quinto. Torearía su siguiente novillada en La Maestranza el 25 de octubre de 1931 con novillos portugueses de herederos de José Martinho “Alves do Rio” y con José Baquet, y Niño de la Puerta Real. Al año siguiente, el 27 de marzo de 1932, alternando con Manuel del Pino “Niño del Matadero”, José García “Palmeño” y Manuel Lobato “Niño de la Puerta Real”, inauguró la temporada en La Maestranza. Por ser otra plaza de primera, conviene destacar que Rebujina salió a hombros del coso de Valencia.

rebujina_faena2_cadiz

Rebujina, en la suerte de matar, en la Plaza de Toros de Cádiz.

En 1932, José participó en 24 novilladas. Aquel año toreó en Cádiz el 15 de mayo, con Leopoldo Blanco, Pepe Gallardo de Barbate y Niño del Matadero de El Puerto. Fueron ocho novillos de Ramón Ortega y estuvo muy bien. El 3 de julio toreó novillos de Ramón Mora Figueroa, antes García Pedrajas. Alternó con Leopoldo Blanco y Pepe Gallardo. Sin embargo, Prieto Pagnas, en su libro sobre el torero isleño Leopoldo Blanco, dice que Rebujina hizo una mala faena, que no fue capaz de matar a su oponente y que, simulando una cogida, se retiró a la enfermería, matando Blanco su novillo.

Aquel año toreó también Rebujina la novillada de Feria de San Fernando, junto a su amigo, competidor y compañero de carteles Leopoldo Blanco. El ganado fue de Mora Figueroa, de Vejer. Un monosabio ebrio fue cogido de cierta gravedad.

Ese mismo año de 1932, el 16 de junio, se presentó en la plaza madrileña de Tetuán de las Victorias alternando con Luis Morales y Álvaro Santos en la lidia de novillos de Antonio Llanos. Sufrieron percances sus dos compañeros de cartel y el gaditano tuvo que matar cinco novillos. También fue cogido varias veces y, con un puntazo, no quiso retirarse a la enfermería. Quisieron alzarlo a hombros al final de la corrida, negándose a recibir otro palizón. Le llamaron por ello “Rebujina Matacinco”. Aquel año volvió a Madrid el 17 de julio y el 30 de octubre cortó dos orejas tras una fenomenal estocada, recibiéndolas en la enfermería. Una pena que no fuera en Las Ventas ya que hubiera tenido la gesta otra repercusión.

rebujina_faena1_cadiz

Rebujina, con el puntillero Bruno Charol y el banderillero Finito.

El 8 de septiembre de 1935 toreó una novillada de Miura en la plaza de San Fernando en sustitución de “Niño del Barrio” que estaba cogido. En el cartel figuraban Solórzano y El Indio. Luego el isleño “Perico El Tate”, que antes de ser cantaor intentó ser torero, también sustituiría a Solórzano por lesiones en una pierna. Todo ello era consecuencia de los quilos y pitones del ganado. Los bichos fueron grandes y cornalones pero salieron buenos. Rebujina estuvo muy bien. La víspera, en el desencajonamiento, toreó dos novillos de Curro Chica un torero gaditano que luego correría igual suerte que Rebujina, terminando sus días emigrado a Venezuela. Era Manolo Rodríguez, hermano del que sería importante novillero gaditano Chano Rodríguez. Manolo Rodríguez falleció en el aeropuerto de Maquetía, de un infarto, años después, y fue muy apreciado en Cádiz.

Ese año de 1935 José Jiménez había alcanzado otro éxito importante en El Puerto el 30 de junio, con reses de Murube junto a Niño del Matadero, el sevillano Pascual Márquez y el jerezano Venturita e igualmente en Villamartín el 22 de septiembre. En Las Ventas toreó el 15 de agosto de 1940, con Manuel Calderón y Miguel del Pino frente a novillos de Bernardo de Quirós.

José era republicano y se encontró con la guerra civil, pero sobrevivió a lo azares de la difícil vida en el Cádiz de entonces, y hasta toreó en festivales benéficos patrióticos. Los siguientes diez años de su carrera no fueron fáciles y redujo sus actuaciones a novilladas por la provincia. En Cádiz corría la especie de que José era un conquistador que luego no se responsabilizaba de las consecuencias de sus conquistas. Agotada su vida profesional, con pocas perspectivas en el horizonte y muchos problemas en la ciudad, decidió poner tierra por medio.

rebujina_aurelioselles_cadiz

Rebujina, a la izquierda, con su primo -en el centro- el cantaor Aurelio Sellés Nondedeu.

Este torero gaditano, heredero directo de una larga dinastía de gente de coleta del barrio de Santa María, viajó a Venezuela donde ganó muchas simpatías. Siempre se dijo en Cádiz que había emigrado por un asunto de faldas, escapando de un celoso marido que era a la vez un importante y aristocrático personaje de la ciudad. De hecho la familia cuenta que se fue sin papeles, de polizón en un barco que tocó en La Guaira, y allí desembarcó José.

En Venezuela, entre Valencia, Maracay y Caracas, aún continuó algunos años ejerciendo de banderillero, hasta que se retiro de los ruedos y trabajó en una colchonería de Valencia del Rey, estado de Carabobo, “La Española” sita en la calle Colombia y que era propiedad de José Rodríguez Parra “Parrita”, otro torero republicano que había puesto tierra por medio.

Plazadetorosmonumental_valencia

En la plaza de Valencia del Rey ejerció nuestro gaditano en numerosas ocasiones de asesor de la presidencia hasta su muerte en 1979 a los 70 años. En aquellos años ya lucía su famosa sonrisa de dientes de oro. Cada vez que iba algún torero de este rincón por Venezuela, José se orientaba y buiscaba la vida. El viejo banderillero isleño Baldomero Ortega, que acudió con su hermano Rafael a torear por aquellas tierras y que luego volvió muchos años después vendiendo pollos ingleses por toda la república, siempre traía noticias de José y comentaba que ya tenía todos los dientes de oro.

Poco antes de morir, en octubre de 1978, sus amigos venezolanos organizaron una noche de gran gala en Caracas, en el restaurante D’Anauco, con el objeto de reunir fondos para que el torero pudiera regresar a España, donde no había vuelto desde 1949. Allí dejó familia y no pudo cumplir con el dicho de aquella canción del cambio de siglo en Cuba: “Que no te mueras sin ir a España, allí la uva y aquí la caña”. Pero no fue esa la última canción en los días de Rebujina. En su sepelio en Valencia su amigo, César Dao Colina, aficionado práctico, cronista de Valencia del Rey y profesor en la universidad carabobeña, hizo que sonara flamenco en homenaje al torero de los dientes de oro.

joselito_rebujina_cadizSu sobrino Francisco Jiménez Álvarez “Pacorrito” fue popularísimo banderillero en Cádiz y es un vecino muy querido. Sus pariente Joselito Nondedu, que también quiso ser matador y que hoy regenta un popular bar en La Viña, mantiene el recuerdo y la leyenda de José junto con su hermano Juan Nondedeu “Saldaña”, presidente de la Gestora Pro Plaza de Toros Multiusos en Cádiz, y es que en la ciudad no se ha perdido el recuerdo de Rebujina, el hombre de los dientes de oro que se murió sin volver a España (En la imagen: Josélito Nondedeu, ‘Rebujina’). (Textos: Francisco Orgambides).




9 respuestas a “TOROS PROVINCIA”

15 10 2009
MANUEL TATE (23:00:14) :

ME HE ALEGRADO MUCHO DE LEER LA BIOGRAFIA DE REBUJINA TORERO DEL QUE MI PADRE ME HABLABA MUCHO YA QUE TOREO CON EL Y CON MI TIO PERICO EL TATE DIOS LOS TENGAN A TODOS EN LA GLORIA Y GRACIAS A LOS AUTORES DE LA WEB POR REALIZAR ESTE GRAN TRABAJO

20 10 2009
Juan Antonio Fernandez (20:44:42) :

Me gustaría saber algo de Manuel Fernández Romero “Romerito”, dicen que novillero. De mayor, ya jubilado fué presidente de la desaparecida Peña El Maletilla, creo que en la Plaza de la Catedral, al final de Arquitecto Acero. Si alguien tiene algún tipo de material sobre él, le agradecería me lo comentara. Era mi abuelo paterno.
Gracias.

24 10 2009
antonio alvarez (10:55:17) :

LA RUTA DEL TORO,
PLAZA PARA CADIZ,
CON LOS TURISTA DE CRUSEROS
Y CON MUCHO FUTBOLEROS
PERO CON POCO CON LOS TOREROS
VIVAN LOS TOROS*
CON MUCHO ZALEROS
PLAZA DE TORO PA CADIZ
QUE DEJAN MUCHO DINERO
DEL MUNDO DEL TOREO Y SU REJONEO…..
ALCALDESA QUE NO TEVEO ….
Y ESTO ES UN PIROPEO

21 11 2009
Rosa María (16:21:00) :

Lo del Homenaje a los maletillas en Alcalá ha sido una maravilla. Son muchas las personas que han participado en los diversos actos. Y para colofón se le va a dedicar un monumento a la figura del maletilla .Todo un acierto en medio de éste mundo tan materialista. Seguro que el gran escultor jesús Cuesta Arana lo va a bordar como siempre.

23 11 2009
jose ocaña (22:25:24) :

hola mellamo jose tengo 47 años mi abuelo adotivo se llamaba jose moreno zepero era acomodador de la plaza de toro de cadiz en el 1947 yo depequeño con mi abuelo en 1964 iba alas corridas las ultimas de echo todabia consevo de mi abuela el carne de acomodador de espectaculos de la falange y conservo la PRIMERA ENTRADA DE LA PLAZA DE TORO DE CADIS 30 DE MAYO DEL 1929 i tengo de junio y julio del 1929 firmadas por VITORINO SERRANO un saludo de jose y de su abuelo desde donde este.

3 01 2010
LSA (18:10:56) :

SEGUIDILLAS DE LA PLAZA REAL DE TOROS DE
EL PUERTO DE SANTA MARIA

A la buena memoria de Juan Muñoz Aparicio, taquillero mayor de la Plaza Real

¡Toros en El Puerto!
trenes, vapores,
faluchos de la hora,
los breacks, los coches;
y los piqueros,
en caballos cruzados
van caballeros.
Van caballeros,
y en manolas de mulas,
van los toreros.

¡Toros en El Puerto!
Suenan clarines,
que no los tocan hombres:
son serafines.
Arce y Viñas:
¡Que despejen la plaza!
¡Salgan cuadrillas!
¡Salgan cuadrillas!
y detrás, Atalaya
con sus mulillas.

¡Toros en El Puerto!
Arena de oro,
regada con la sangre
de tantos toros.
De toros, toros,
que lidiaron El Lavi
y Paco de Oro.
¡Vaya toreros!
Mazantini y Redondo
y El Chiclanero.

¡Toros en El Puerto!
grita el gentío.
Que torean Guerrita
y Lagartijo.
Toros de Ortega:
seis en un mano a mano
y uno, de prueba.
Seis, de Gallardo,
con un toro de prueba,
en mano a mano.

Luis Suárez Ávila

7 01 2010
cosaria (09:05:17) :

Gracias D.Luis Suarez ,por esta dedicación,y mil gracias más a esos tan buenos amigos,como usted, que aún lo llevan en el recuerdo .Un poema que retrata una buena tarde de toros en el Puerto,y que detras, del espectaculo,el jaleo de gente alrededor de esa plaza,los clarines,los dimes y diretes,la alegria ,la espectacion de la emocion de lo que se espera ver siempre,está lo que se cuece en esa taquilla,y que a pesar de la responsabilidad y la preocupacion que conllevaba la tarea de que aquello funcionara,D. Juan Muñoz lo vivió siempre con pasión.Transmitiendo a sus hijos el gusanillo y el buen hacer para que la fiesta continue.

7 01 2010
Francisco Romero (11:05:34) :

Sólo para felicitar a ése excelente blog de DC y especialmente a Toros en la Provincia,que tan bien administra el señor Orgambides.Tambien honores para el gran escultor Jesús Cuesta Arana,para que veamos pronto ese monumento a los maletillas en Alcalá de los Gazules. Eso sería una maravilla no solamente para el mundo del Toreo.

3 05 2010
El torero Juan Conde « Noticias de Vejer (22:04:09) :

[...] que se despidió de los toros a los 63 años de edad y que fue el primer torero del que hay testimonio que salió a hombros de una plaza de toros, precisamente en el día de su despedida  en el coso gaditano conocido como Plaza Nacional de la [...]

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>